Lunes, 23 de Octubre de 2017

DECLARACIONES DEL ASESOR DE LA EMIGRACIÓN DE LA DEPUTACIÓN DE OURENSE

Manoel Carrete: "Haiche ourensáns incluso nos Mossos d'Esquadra"

El gran flujo de éxodo ourensano se produjo en los años 70. Las familias ourensanas se asentaban en áreas obreras de Nou Barris, Sant Andreu, El Carmel, Santa Coloma, L’Hospitalet, Badalona, Gavá, Viladecans o Cornellà. Pero la efervescencia venía de mucho más atrás. El decano de la emigración catalana fue el ourensano Tiberio Ávila (de Viana do Bolo). Él plantó una semilla a principios de siglo que acabó con miles de ourensanos de segunda y tercera generación asentados en la vida social catalana.  

Ávila, que había sido diputado por Valdeorras, acabó residiendo en la Ciudad Condal, donde fue concejal muchos años. "Foi pintor e un dos mestres de pintura de Picasso, ademais dun fervente antitaurino", resalta el asesor de emigración de la Diputación, Manoel Carrete, que escribió un libro sobre su figura.  También Carrete es otro de los "senlleiros" nacidos en Cataluña. Presidió durante muchos años el Centro Galego que hoy deslumbra en plena Rambla.

También otros ourensanos dejaron huella en Cataluña. En el recuerdo está Manuel Casado Nieto, de Castro Caldelas, precisamente uno de los fundadores del centro gallego y presidente del mismo durante 17 años. Murió en la capital catalana en 1984, tras una vida llena de galleguidad. No pasó desapercibido, y llegó a ser fiscal de la Audiencia de Barcelona. Compartió instalaciones con otro "sobranceiro" ourensano, Augusto Casas, abogado, escritor y miembro de la Xeración Nós, bibliotecario del centro hasta casi su muerte.  

Carrete recuerda "unha prolífica época con xefes de policía e xenerais ourensáns en moitas partes de Cataluña". Hoy en día,  la ourensanía sigue presente en todas las capas. Es notable la presencia de ourensanos en el funcionariado. "Haiche ourensáns ata nos Mossos d'Esquadra", dice Carrete. 

También en la universidad, con el catedrático de Derecho Procesal José Luis Vázquez Sotelo, de San Xoán de Río, o el empresario caldelao Olegario Sotelo Blanco, un potente constructor y el creador de dos editoriales –Sotelo Blanco Edicións y Ronsel–.

O en fotografía, donde el reputado Manuel Outomuro, de A Merca, fue premiado en varias ediciones de los Lux de Oro de la Asociación de Fotógrafos Profesionales, y consiguió que su estudio del Palacio Palmerola (del siglo XVII), recibiera el galardón de críticos de arte. 

Reivindicaciones políticas para Galicia llegadas desde Cataluña

El  "decano" de la emigración ourensana, el vianés Tiberio Ávila, no solo fue uno de los impulsores de la llegada del ferrocarril a Ourense en 1881, en su época de diputado de Valdeorras, sino que posteriormente, ya asentado en Cataluña, fue un ferviente defensor la conexión ferroviaria con Galicia para dar salida a la producción cárnica gallega, por la que hizo campaña en la región catalana. Eran otros tiempos, alejados del conflicto actual, en el que  desde Cataluña se luchaba por las mejoras en Galicia.  Sin embargo, en los últimos años se ha puestoen entredicho desde el nacionalismo catalán la necesidad de la llegada del AVE a la comunidad gallega.