Sábado, 18 de Noviembre de 2017

VISITA DEL PRESIDENTE ISRAELÍ, REUVÉN RIVLIN, A ESPAÑA

El Rey resalta el lazo histórico de "la España democrática y diversa" con Israel

Felipe VI ha reivindicado  los vínculos históricos que "la España democrática, que integra el patrimonio de la diversidad", ha mantenido con el pueblo judío, al que ha definido como "parte fundamental de la historia" española, y ha confiado en estrechar aún más la amistad con "una gran nación" como Israel.

El Rey ha ensalzado la relación entre ambos países, basada "en el respeto, el afecto y en sólidas raíces históricas", durante el brindis de la cena de gala que, junto con la Reina Letizia, ha ofrecido al presidente israelí, Reuvén Rivlin, en el Palacio Real con motivo de su visita de Estado a España.

Se trata de la primera visita de máximo rango a Madrid de un jefe de Estado israelí en 25 años, lo que don Felipe ha interpretado como "un claro símbolo" y un impulso de "la amistad profunda" de la dos naciones.

"Nuestra España democrática, que integra el patrimonio de la diversidad, reivindica hoy sus vínculos históricos con el pueblo judío. Por ello, nos emociona ver cómo sefardíes de todo el mundo acuden al reencuentro con España", ha destacado don Felipe.

En su primer discurso desde el pasado 21 de octubre, el Rey se ha centrado en abordar la relación con Israel, sin entrar a referirse a ningún otro asunto.

Rivlin sí ha aludido al desafío independentista, después de que Israel haya sido uno de los países que no ha rechazado de forma abierta la declaración unilateral de independencia aprobada el pasado 27 de octubre en el Parlament.

"España es un país para nosotros y su Majestad es el símbolo de su unidad. Todos los ciudadanos de España son queridos para nosotros y confiamos y rezamos para que todos los conflictos se resuelvan de forma pacífica", ha asegurado el presidente israelí justo al inicio de su alocución.

Ambos jefes de Estado han coincidido en realzar la buena sintonía actual entre los dos países y los lazos históricos que han unido a España con el pueblo judío.

Tras asegurar que España ocupa "una posición de vanguardia" en la lucha contra el antisemitismo, don Felipe ha recordado la importancia del "reencuentro histórico" que supuso la aprobación en junio de 2015 de la ley que concedía la nacionalidad española a los sefardíes originarios de España.

Como en el acto con el que se solemnizó aquella norma, el Rey ha renovado las palabras que citó entonces: "Cuánto os hemos echado de menos".

El Rey ha defendido las "legítimas aspiraciones de paz y seguridad" de Israel y el deseo de poder convivir "armoniosamente con sus vecinos", al tiempo que ha subrayado que España es un "socio, aliado y amigo leal y comprometido" del pueblo hebreo.

También ha reiterado la apuesta de España por la vía de los dos Estados, el israelí y el palestino, con "fronteras internacionalmente reconocidas", como solución al conflicto de Oriente Próximo.

Don Felipe ha comenzado y cerrado en hebreo su brindis en la cena de gala, a la que han asistido el jefe del Gobierno, Mariano Rajoy, y cuatro ministros; la presidenta del Congreso, Ana Pastor, el del Senado, Pío García-Escudero, y el del Tribunal Supremo, Carlos Lesmes, entre otras autoridades.

Ha destacado la presencia de empresarios catalanes como el presidente de la CEOE, Juan Rosell; el de la Cámara de Comercio de España y de Freixenet, José Luis Bonet, y el de SEAT, Luca de Meo.

Por parte israelí, ha habido diversos representantes religiosos hebreos, que, de acuerdo a sus normas, no han dado la mano ni a la Reina Letizia, ni a la esposa del presidente israelí, Nechama Rivlin.

Don Felipe y doña Letizia han tenido gestos de cariño hacia la primera dama israelí, con quien se han turnado al acompañarla del brazo por los problemas de movilidad que le genera la insuficiencia respiratoria que padece y que le hace ir con una máquina de oxígeno.

Para respetar las leyes judías, el menú de la cena ha sido elaborado con alimentos "kosher", regada con vinos blanco y tinto.

El banquete ha puesto el broche a la primera jornada de la visita, en la que Rivlin y su esposa fueron recibidos con los máximos honores por los Reyes en el Palacio Real antes de un almuerzo en Zarzuela.

El presidente israelí, que también ha recibido la llave de oro del Ayuntamiento de Madrid, participará mañana en un foro empresarial y en una sesión solemne de las Cortes Generales en el Senado y se reunirá con Rajoy en Moncloa, además de visitar el estadio Santiago Bernabéu.

El cierre de la visita será la recepción que ofrecerán a los Reyes en El Pardo, donde el matrimonio israelí se aloja durante su estancia en Madrid. EFE