Miércoles, 12 de Diciembre de 2018

ANÁLISIS DE LOS DATOS DEL INE

La población española consolida su crecimiento gracias a la inmigración

Varias personas cruzan un paso para peatones en Bilbao. El primer semestre de 2017 reflejó un 4,5% más de defunciones y un 6,3% menos de nacimientos que el mismo periodo del año anterior. Sin embargo, la llegada de inmigrantes ha permitido el aume
Varias personas cruzan un paso para peatones en Bilbao. El primer semestre de 2017 reflejó un 4,5% más de defunciones y un 6,3% menos de nacimientos que el mismo periodo del año anterior. Sin embargo, la llegada de inmigrantes ha permitido el aume

Así lo refleja la Estadística de Migraciones del primer semestre de 2017 difundida por el Instituto Nacional de Estadística (INE), que también refleja que ss el primer semestre desde hace más de una década en el que nacen tan pocos bebés. Entre enero y junio de ese año tan solo hubo 187.703 nacimientos, una cifra significativa porque hasta ahora siempre se han superado los 200.000 alumbramientos en la primera mitad del año. Supone un 6,3% de nacimientos menos que en el mismo período del año anterior.

Por contra, la tasa de mortalidad ha aumentado en un 4,5%, con 219.836 personas fallecidas en el primer semestre de 2017. Esto implica que el saldo vegetativo es negativo, es decir, que la tasa de mortalidad es mayor que la de natalidad, con una caída de 32.132 personas. Se trata del balance vegetativo más pronunciado en los últimos diez años.

A pesar de esto, el INE advierte que “los primeros semestres de cada año se caracterizan por tener mayor mortalidad y menor natalidad que los segundos” y serán los datos anuales definitivos los que muestren el movimiento natural de la población en este 2017 que acaba de finalizar.

El factor de la inmigración

Estos dos datos reflejan que la pirámide poblacional española se encuentra invertida, con una población progresivamente envejecida. A pesar de que esta tendencia debería dar lugar a un descenso de la población, el Informe Estadístico de Migraciones, también publicado por el INE, incide en el aumento poblacional gracias a la alta tasa de inmigración.

La población aumentó este primer semestre en 8.606 personas – alcanzando los 46.549.045 habitantes –, consolidando así un pequeño crecimiento poblacional, ya que llegaron a España 237.115 personas, mientras que únicamente salieron del país 184.189.

El aumento de población es evidente ya que el mismo ejercicio en 2016 mostraba una población de 46.450.439 habitantes, con 186.059 llegadas a España y 155.555 salidas en el primer semestre.

Sin embargo, tan solo hace cinco años la población en España era mayor. Según datos anuales del INE, en 2013 la población se situaba en 46.512.199 (con 532.303 salidas y 280.772 llegadas), y hace una década, en 2008, había 46.239.271 habitantes (con 288.432 salidas y 599.074 llegadas).

El saldo vegetativo negativo queda compensado por un saldo migratorio positivo, es decir, un mayor número de inmigrantes que de emigrantes.

Según el INE, la población de residentes en España en 2016 aumentó en 87.925 personas y se nacionalizaron 150.944 personas. Asimismo, el 18,7% de los bebés nacidos en el primer semestre de 2017 fueron de madres extranjeras.

España ha ganado habitantes por segundo año consecutivo, después de una pérdida constante de población desde 2011. Esto se debe gracias a la llegada de inmigrantes que ha compensado las bajas cifras de nacimientos.

¿Quiénes llegan a España?

La población de nacionalidad española se redujo en 24.355 personas, al igual que los españoles nacidos en España, con 55.380 nacimientos menos. Sin embargo, 41.014 personas adquirieron la nacionalidad española y “un total de 237.115 personas procedentes del extranjero establecieron su residencia en España en la primera mitad del 2017, lo que supone un crecimiento del 4,1% respecto al semestre anterior”, según apunta el INE. Por otra parte, 184.189 personas dejaron España, un 14,8% más que en el semestre anterior.

De las personas que llegaron a España, 33.028 eran españoles – y 204.087 eran extranjeros. De los que dejaron el país, 46.004 tenían nacionalidad española y de estos, 28.913 habían nacido en España.

Las nuevos residentes en España son, por otro de incremento, venezolanos (aumento del 16,6%), colombianos (6%) e italianos (3,6%). Por otra parte, los mayores descensos de población se dieron en nacionales de Ecuador, (-3,3%), Bolivia (-3,2%) y Reino Unido (-1,3%). La emigración de extranjeros se produjo especialmente en poblaciones de 20 a 49 años, con una mayor proporción de varones.

¿Adónde emigran los españoles?

La emigración de españoles en el primer semestre de 2017 aumentó un 8,8% más respecto al semestre anterior. La población de nacionalidad española que emigró eligió, en primer lugar, Reino Unido (6.323 personas se asentaron en el país), seguido de Francia (4.644 personas), EEUU (3.834) y Alemania (3.474). En menor medida también se eligieron Ecuador, Suiza, Colombia, Bélgica, México y Argentina.

Muchas personas con nacionalidad española que se fueron a Colombia y Ecuador no habían nacido en España y otros eran menores de 16 años, lo que indica un retorno de ecuatorianos y colombianos que obtuvieron la nacionalidad, junto con sus hijos nacidos en España.

Cómo ha afectado el cambio demográfico en España

Solamente siete comunidades autónomas han experimentado un crecimiento de la población: Baleares (0,84%), Comunidad de Madrid (0,46%), Canarias (0,43%), Cataluña (0,17%), Navarra (0,15%) y País Vasco (0,04%). Aquellas que han disminuido su población fueron Castilla y León (-0,50%), Extremadura (-0,43%) y Asturias (-0,41%).

Las comunidades autónomas con un saldo vegetativo positivo remarcable -en las que ha habido más nacimientos que defunciones-, han sido: Comunidad de Madrid (5.163), Murcia (1.327), Melilla (418) e Islas Baleares (301). Por otra parte, el saldo vegetativo negativo se ha manifestado con mayor crudeza en Galicia (-7.942), Castilla y León (-7.906), Comunidad Valenciana (-3.935) y Asturias (-3.882).

Los emigrantes han decidido asentarse (“saldo migratorio con el extranjero por CCAA”) principalmente en Madrid (15.699), Cataluña (11.467), Canarias (9.258) e Islas Baleares (5.339). Por el contrario, donde menos hay es en Castilla–La Mancha (-1.313), Castilla y León (-456) y Extremadura (-324).

En cuanto a los movimientos migratorios dentro de España (“saldo migratorio entre comunidades autónomas”), las comunidades autónomas favoritas han sido Madrid (8.737), Islas Baleares (3.989) y Cataluña (3.169); mientras que han seguido perdiendo población Andalucía (-7.370), Castilla y León (-3.714), Castilla – La Mancha (-2.404) y Extremadura (-2.376).

EFE-IRENE DE PABLO