Lunes, 20 de Agosto de 2018

CONSECUENCIAS DE LA RECUPERACIÓN ECONÓMICA

El milagro del vino español en Rusia

Foto: vinetur.com
Foto: vinetur.com

Hace sólo tres años corrían tiempos difíciles para el vino español en Rusia, con el rublo y el petróleo desplomados, pero ahora que la economía de este país crecer de nuevo, los mejores caldos de España han vuelto por la puerta grande a las mesas rusas.

"Parece que hay un nuevo auge del vino español", dice a Efe Víctor Robla, propietario de las bodegas Vinos de Arganza, mientras que Luis del Águila, de las bodegas La Rioja Alta, apunta a que los rusos muestran mucho más interés por los vinos españoles, sobre todo los de mayor calidad.

Ambos participan en el Salón Selección Moscú organizado por la prestigiosa Guía Peñín, referente internacional para distinguir los vinos españoles de mayor calidad, que por quinto año consecutivo presenta esta semana en la capital rusa una selección de los vinos mejor puntuados en su edición de este año.

Una treintena de bodegas de 16 denominaciones de origen de toda España presentan en Moscú alrededor de 150 caldos, la mayoría con 90 puntos o más concedidos por la Guía Peñín.

"Siempre apostamos por este mercado, incluso cuando ninguna bodega quería entrar. Rusia, a diferencia de otros países como China o la India, crece a un ritmo más sosegado, pero está claro que tiene un futuro halagüeño", dice a Efe José Peñín, fundador de la Guía que lleva su nombre.

España lidera con diferencia en volumen de ventas de vino en Rusia, pero en valor se conforma con el tercer puesto, por detrás de Francia e Italia, entre otras cosas porque buena parte de las ventas son a granel.

"Cada vez ganan más popularidad los vinos más caros, que son los que deben promover las bodegas", asegura Peñín, que señala a los propios bodegueros españoles como responsables, en gran parte, de que Francia e Italia ganen mucho más.

Gran parte de las bodegas, explica, "tienen reservas para poner precios acordes a su calidad, porque su intención es vender cómo sea, haciendo descuentos, y eso contribuye negativamente a la imagen de la bodega".

"Lo que hace falta es tener más fe en el producto. Los italianos y los franceses no hacen descuentos, se agarran a la calidad", afirma el fundador de la Guía Peñín.

Luis del Águila añade que "el vino español necesita hacer mejor marketing, mejorar su imagen global, un aspecto en el que estamos muy atrasados con respecto a Francia e Italia".

En la otra cara de la moneda, Rusia es un país en el que los buenos vinos se cobran carísimos en comercios y restaurantes, donde a menudo alcanzan precios hasta tres y cuatro veces superiores a España.

Los importadores confiesan a las bodegas que pagan caro el derecho a entrar en las grandes superficies o en cadenas comerciales especializadas.

El Salón de la Guía Peñín demuestra que el gusto de los rusos va más allá de las clásicos vinos de Rioja y Ribera del Duero, que por otro lado también en España acaparan la mayor parte del pastel.

"Son muchos los mercados europeos que tienen interés por conocer vinos de otras zonas de España. El consumidor se está abriendo a otras geografías. Y gracias al talento de algunas bodegas, de sus enólogos, se hacen grandes vinos en zonas menos mediáticas", explica Peñín.

Del Águila defiende que Rioja "no está perdiendo terreno" ante el empuje de sus competidores, aunque admite que "hay una tendencia de consumir vinos de otras zonas geográficas".

"En los últimos años, El Bierzo ha sido una de las denominaciones de origen punteras en impulsar sus vinos, que son cada más conocidos y reconocidos en los mercados internacionales", afirma Robla, que tiene viñedos en esa comarca leonesa y también en otras zonas de Castilla y León.EFE

aep-vh/cr