Sábado, 18 de Agosto de 2018

EN LA COLA DEL RANKING EUROPEO

Los jóvenes españoles siguen en la cola europea del desarrollo

Grupo de jóvenes estudiando en una biblioteca antes de un examen universitario.
Grupo de jóvenes estudiando en una biblioteca antes de un examen universitario.

La lenta recuperación económica mantiene a los jóvenes españoles en la cola del ránking europeo de desarrollo global, lastrados por las altas tasas de desempleo y precariedad laboral y su tardía edad de emancipación, aunque sí logran superar la media en aspectos como la salud o el uso de nuevas tecnologías.
En concreto, España ocupa el puesto 24 de la UE en el Índice de Desarrollo Juvenil Comparado 2017, solo por delante de Grecia, Bulgaria, Italia y Rumanía, y muy lejos de los primeros de la tabla, encabezada por Dinamarca, Luxemburgo, Países Bajos y Finlandia.
Dicho índice, elaborado por el Centro Reina Sofía sobre Adolescencia de la Fundación de Ayuda contra la Drogadicción (FAD) en el marco del ProyectoScopio, que recopila datos a nivel nacional, europeo y entre comunidades autónomas, otorga a los jóvenes españoles una media de desarrollo de 4,83, más de un punto por debajo de la europea, que alcanza el 5,97.
El índice, que se renueva anualmente, está elaborado a partir de datos relativos a educación, empleo, emancipación, vida (mortalidad, fecundidad, accidentes y suicidios) y uso de nuevas tecnologías, y en él se ofrece una fotografía fija que permite comparar de manera transversal el estado de la juventud española con la europea, y también entre Comunidades Autónomas.

Indice superior al de 2016

No obstante, ese valor, obtenido del análisis de cinco dimensiones -empleo, emancipación, educación, vida y nuevas tecnologías-, es algo mayor que el de 2016, cuando fue del 4,45, y que el de 2009, que llegó al 4,70, si bien esa mejora ha sido inferior que la de otros países europeos, a los que la crisis castigó menos y de la que han sabido recuperarse más rápidamente.
Eso es lo que explica que, desde 2009, los españoles de entre 15 y 29 años hayan descendido hasta seis puestos en este ránking, pasando del 30 al 36.
 En este sentido, matizando que la posición en el ránking global señala un valor relativo, es decir, indica la posición de un territorio respecto a los demás y, por tanto, ésta dependerá de cómo se comporten las variables dentro del propio territorio pero también del comportamiento del resto.
Por ello, destacaron que en datos absolutos, España ha mejorado sus cifras en cuanto a desarrollo juvenil desde el año 2009, pero en menor cuantía que otros países de la UE lo que provoca que pierda puestos en el ránking global.
Así, se revela que desde el año 2009, España mejora sus cifras en desarrollo juvenil en educación, Tic y Vida, debido a que los jóvenes que se quedaban sin empleo, volvían a retomar sus estudios.
El trabajo es la gran losa con la que se encuentran para escalar en su nivel de desarrollo: aunque el índice muestra una curva ascendente que en todo caso no llega a niveles de 2009, la tasa global de empleo de esta población es del 34,5 %, frente a la media europea del 48,2 %, y la de temporalidad es del 56,4 %, mientras que la media europea no llega al 33 %. 
La edad en la que logran irse de casa, que se sitúa en los 29 años, no par de aumentar, y mientras el índice europeo se sitúa en 0,4, el español se queda en 0,13.