Domingo, 27 de Mayo de 2018

EN BASE AL PRINCIPIO DE RECIPROCIDAD

España responde a Maduro con la expulsión de su embajador

El Gobierno español anunciaba ayer la expulsión del embajador de Venezuela en España, Mario Isea, tras declararle persona non grata, en respuesta al mismo movimiento que Venezuela emprendió el jueves contra el embajador español en Caracas, Jesús Silva Fernández.
Según informaba el portavoz del Gobierno, Íñigo Méndez de Vigo, en la rueda de prensa tras el consejo de ministros, el Ejecutivo español lamenta la decisión de Caracas y, ante una medida "de ese calado", decidió actuar en lo que denominó "estricta aplicación del principio de reciprocidad".
El Gobierno adopta esta medida tras analizar un informe del ministro Asuntos Exteriores, Alfonso Dastis, en una respuesta que para el Gobierno además de recíproca resulta "proporcional".
Méndez de Vigo explicaba que la reciprocidad implica dar el mismo tratamiento dado a Silva, por lo que este movimiento supone la expulsión en un plazo de 72 horas del representante venezolano en España. Aunque, como ha recordado el ministro portavoz, Isea se encuentra fuera de España tras ser llamado a consultas por su Gobierno el pasado miércoles, como represalia por el último paquete de sanciones adoptado por la Unión Europea conotra Venezuela.
También cargó el ministro portavoz contra las repetidas declaraciones "fuera de tono" realizadas por el  presidente venezolano, Nicolás Maduro, contra el presidente del Gobierno, Mariano Rajoy. A su juicio son "inaceptables" y no harán "cejar en la voluntad" del Ejecutivo de que se cumplan los Derechos Humanos en el país sudamericano.

del respeto a los insultos
Íígo Méndez de Vigo reiteraba, no obstante, la voluntad de mantener una relación con Caracas basadas en "el respeto, la amistad y la cooperación", aunque entiende que la acciones del Gobierno de Maduro "hacen difícil que se verifique ese deseo".
Pese a ello, el portavoz del Gobierno reafirmaba que el Ejecutivo español buscará que los venezolanos vivan en libertad, democracia y prosperidad desde el marco de la Unión Europea y las relaciones bilaterales.
El presidente de Venezuela, Nicolás Maduro, volvió ayer a lanzar acusaciones contra su homólogo español, Mariano Rajoy, de "querer gobernar" el país caribeño, en el marco de la escalada de tensión entre ambos países. "Yo me siento con la energía, los sueños, la esperanza de un joven de 15 años (...) Y esa fuerza es la que me impulsa todos los días cuando veo la agresión contra Venezuela por parte del Reino de España, que quiere Mariano Rajoy gobernar nuestro país", dijo Maduro en un acto multitudinario celebrado en Caracas para lanzar su campaña electoral.
"Yo le digo no, no y mil veces no", en alusión a Rajoy. "Venezuela es un país soberano, es un país libre. Venezuela le pertenece a los venezolanos", defendió e instó a los venezolanos a "sentirse muy orgullosos": "Somos hijos de héroes (...), de los libertadores de América (...) Venimos de una estirpe gloriosa".
Maduro ya se refirió el pasado martes al presidente del Gobierno español, al que tachó de "corrupto", "racista" y "colonialista" y lanzó una advertencia. "Ponte a cuatro 'paticas', compadre, que este pueblo lo que te va a dar es 'pela' (paliza)", dijo.
Según Maduro, Rajoy habría aceptado las "infames instrucciones" del presidente estadounidense, Donald Trump, de liderar la "conspiración" en Europa.