Miércoles, 23 de Agosto de 2017

VIAJE OFICIAL AL REINO UNIDO

Felipe VI pide salvaguardar los vínculos entre españoles y británicos

Felipe VI  ha afirmado que España y el Reino Unido deben salvaguardar el "valioso patrimonio" que constituyen los lazos humanos entre los dos pueblos, así como la simpatía y el conocimiento mutuos, para hacer frente "con confianza y optimismo" a los desafíos.

En los brindis de la cena de gala ofrecida por Isabel II en el Palacio de Buckingham a los Reyes al término de la primera jornada de su visita de Estado, don Felipe aludió así a la situación actual de los británicos instalados en España y de los españoles afincados en el Reino Unido ante las negociaciones del "brexit".

Sin mencionar en ningún momento a Gibraltar, el monarca subrayó además: "La profundidad de nuestros vínculos y la solidez de nuestra amistad ayudarán a que se pueda abordar entre nuestros respectivos gobiernos cualquier cuestión en la que persistan discrepancias, con la mejor voluntad y el más alto espíritu de colaboración".

Al igual que en su intervención previa ante el Parlamento, el Rey dedicó un recuerdo a todas las víctimas de los atentados perpetrados en el Reino Unido, "entre las que se cuentan también ciudadanos españoles, como Ignacio Echevarría, que al intentar proteger las vidas de otras personas entregó y perdió la suya".

"España se solidariza con el pueblo británico, que en estos momentos dolorosos ha dado muestras, una vez más, de su dignidad y entereza", recalcó el monarca, antes de añadir: "Y no cabe duda de que los españoles estaremos siempre junto a nuestros amigos y aliados británicos, hombro con hombro, en la lucha contra el terrorismo".

Tras recordar los "profundos" vínculos creados entre los dos países por los miles de ciudadanos de cada uno de ellos que se ha establecido en el otro durante las últimas décadas, el Rey señaló que todos ellos contribuyen a acercar a estas naciones, "sean trabajadores, empresarios, estudiantes, investigadores, profesores, artistas, deportistas, turistas, jubilados o sus familiares".

Felipe VI, que valoró la activa participación de toda la familia real británica en esta cena de gala, expresó a Isabel II su profundo agradecimiento por haberle distinguido con la Orden de la Jarretera y le manifestó su "reconocimiento, admiración y respeto" por liderar su país con una "sabiduría y espíritu de servicio encomiables", que la han convertido en "una referencia en todo el mundo".