Miércoles, 15 de Agosto de 2018

AL DESPEDIRSE DE VENEZUELA

El embajador de España en Venezuela considera insólita su expulsión

El embajador de España en Caracas, Jesús Silva Fernández, se despidió de Venezuela después de que el Gobierno de Nicolás Maduro le declarara persona no grata y le ordenara abandonar el país en un plazo de 72 horas, una decisión que consideró "insólita" y un acto de "torpeza".

"Yo creo que es una torpeza que hayan tomado una decisión tan insólita", dijo Silva Fernández al ofrecer unas palabras de despedida a los trabajadores de la Embajada y el Consulado de España en Venezuela a quienes reconoció la labor y el compromiso que tienen con su trabajo.

El embajador, que fue designado el 10 de marzo del año pasado en sustitución de Antonio Pérez Hernández, aseguró que no sabe por cuánto tiempo será la expulsión "ni si es para siempre".

"España quiere mucho a Venezuela y todo lo que pase en Venezuela para los españoles es muy importante, y todo lo que hacemos, lo que hemos hecho y lo que vamos a seguir haciendo ha sido siempre por el futuro de los venezolanos e intentar acercar las posturas, llegar a acuerdos, a consensos, que haya paz y respeto a las personas (...) la democracia y la libertad", dijo.

"Todo lo que hemos hecho ha sido en esa dirección y lo vamos a seguir haciendo, lo entiendan o no lo entiendan", afirmó.

Silva Fernández remarcó también que "no hay precedentes en la historia de la diplomacia española" sobre la expulsión de un embajador.

"Hay un caso pero, vamos, no hay ningún otro precedente, no sé si eso para mí será un honor o no, de ser el único que tiene ese título en España, pero evidentemente no es mi deseo", admitió.

La decisión del Gobierno de Maduro de expulsar al embajador por las "continuas agresiones y recurrentes actos de injerencia" del Gobierno español en los asuntos del país caribeño se ha producido en medio de las tensiones diplomáticas entre Venezuela y la Unión Europea (UE), bloque que ha condenado "firmemente" la medida contra Silva Fernández.

"La UE condena firmemente la decisión de las autoridades venezolanas de declarar al embajador español 'persona non grata'. Expresamos plena solidaridad con España y llamamos a revertir la decisión ya que va contra la necesidad de mantener abiertos los canales diplomáticos", afirmó la portavoz de Exteriores de la Comisión Europea (CE), Catherine Ray.

El Parlamento venezolano, de contundente mayoría opositora, también rechazó esta decisión al considerarla un "atropello".

"Con la declaración de 'persona non grata' al embajador Silva Fernández, Venezuela, bajo el régimen de Nicolás Maduro, se pone de espaldas a lo que es una relación histórica desde la génesis misma de nuestra patria, olvidando que una de nuestras raíces es hispánica", reza un comunicado del Legislativo.

El Gobierno español ha respondido con "reciprocidad" a Caracas y anunció hoy la declaración de "persona non grata" al embajador de Venezuela en Madrid, Mario Isea, y la invitación a abandonar el país en un plazo de 72 horas.

El portavoz del Gobierno español, Íñigo Méndez de Vigo, dijo en rueda de prensa que España desea mantener con Venezuela "relaciones de respeto, amistad y cooperación", pero que las decisiones adoptadas por Maduro "hacen difícil que se verifique ese deseo".

Entretanto, el ministro de Exteriores de Venezuela, Jorge Arreaza, dijo hoy que el Gobierno de España hace una "victimización hipócrita" del asunto.

"Venezuela ha actuado en defensa de su soberanía. Llama la atención la victimización hipócrita del gobierno español, procurando solidaridades", escribió el canciller venezolano en Twitter.

Arreaza dijo también que el Gobierno de Mariano Rajoy asume esta postura "tras liderar una red de ataques y sanciones contra Venezuela, para dinamitar el diálogo y generar violencia, siguiendo órdenes" del presidente de Estados Unidos, Donald Trump.

Caracas expresó ayer "su categórico rechazo" a unas declaraciones que Rajoy hizo el miércoles en las que calificó como "muy merecidas" las sanciones que aprobó esta semana la UE contra siete altos funcionarios venezolanos.

Rajoy consideró "sensato y razonable" que España lidere la acción política de la UE ante la situación en Venezuela porque, dijo, "es su obligación y alguien tiene que ayudar" a los venezolanos ante "las brutales decisiones y la forma de entender la democracia del señor Maduro". EFE