Miércoles, 12 de Diciembre de 2018

CRIMEN COMETIDO PRESUNTAMENTE POR UNA CIUDADANA DOMINICANA, PAREJA DEL PADRE

La embajada dominicana en España expresa su "repudio" por la muerte de Gabriel

Manifestaciones en España en rechazo al asesinato del pequeño
Manifestaciones en España en rechazo al asesinato del pequeño

La Embajada de la República Dominicana en España ha expresado hoy "su más sentido pesar y profundo repudio" por el asesinato del niño de 8 años Gabriel Cruz, cometido presuntamente por la pareja de su padre, la dominicana Ana Julia Quezada Cruz, que se encuentra detenida.

En un comunicado oficial, la Embajada afirma que el asesinato del pequeño Gabriel, "cuyo cuerpo sin vida fue encontrado en Almería, en un vehículo conducido por la ciudadana de origen dominicano Ana Julia Quezada", es una "tragedia" que "ha estremecido a nuestra laboriosa comunidad en España y a la sociedad dominicana que ha seguido muy de cerca el caso".

"En nombre del gobierno dominicano, trasladamos un mensaje de solidaridad a los padres y familiares del niño Gabriel Cruz", concluye la nota oficial de la Embajada de la República Dominicana en España.

El cadáver de Gabriel Cruz, que desapareció el 27 de febrero en Las Hortichuelas (Níjar, Almería), fue encontrado en la mañana de ayer domingo por las fuerzas de seguridad en el maletero del coche de la pareja del padre del menor, que ha sido detenida en la localidad de Vícar rodeada de un amplio operativo policial.

Vecinos de Las Hortichuelas han asegurado que comenzaron a sospechar de ella cuando, el pasado sábado 3 de marzo, Quezada afirmó haber encontrado una camiseta interior de color blanco del menor cuando caminaba junto al padre del desaparecido. Esa camiseta blanca contenía restos de ADN del niño.

Con el hallazgo del cadáver y la detención de Quezada y su traslado a la Comandancia de Almería, se ha puesto fin a trece jornadas de angustiosa búsqueda de Gabriel, en la que según los datos de la Delegación del Gobierno en Andalucía trabajaron 1.487 profesionales y 2.574 voluntarios. EFE