Domingo, 20 de Enero de 2019

LA SECRETARIA DE ESTADO DE MIGRACIONES CONVOCÓ A LOS MEDIOS DE COMUNICACIÓN DE LA EMIGRACIÓN

Consuelo Rumí: “Lo de la nacionalidad llevará tiempo y lo del voto rogado va por buen camino”

Consuelo Rumí, en el centro, con el secretario general de Migraciones, Agustín Torres, a la izquierda de la foto, y José Alarcón, director general de Migraciones, a la derecha - Foto Tony Magán
Consuelo Rumí, en el centro, con el secretario general de Migraciones, Agustín Torres, a la izquierda de la foto, y José Alarcón, director general de Migraciones, a la derecha - Foto Tony Magán

Justo el día que se cumplían 6 meses del nombramiento que la llevó de regreso a sus “orígenes”, la Secretaría de Estado de Migraciones, Consuelo Rumí, acompañada por Agustín Torres, secretario general de Migraciones, y por José Alarcón, director general de Migraciones, recibió a los medios de comunicación de la emigración, departiendo con ellos por espacio de casi 2 horas, tocando todos los temas que su área tiene encima de la mesa, sin eludir abordar ninguna de las cuestiones que preocupan a los españoles residentes en el exterior y que, fundamentalmente por el conducto del órgano consultivo que es el Consejo General de la Ciudadanía Española en el Exterior, el CGCEE, llegan a su Secretaría General.

Empezó Consuelo Rumí asumiendo que en su día a día al frente de la Secretaría General de Migraciones tiene, como dice la canción, el “corazón partío”, ya que en sus responsabilidades tiene que conjugar dos ámbitos tan dispares como lo son la inmigración, a día de hoy un auténtico problema de Estado, y de Estados, como el la emigración, los españoles residentes en el exterior, un colectivo que significa para la secretaria general y para su equipo no pocos desvelos.

Una de las primeras cuestiones que abordó Consuelo Rumí fue la de uno de los proyectos “estrella” liderado por su Secretaría, el Plan Estratégico del Retorno que, después de haber sido presentado hace apenas un mes, concretamente el 14 de noviembre, ya ha superado la primera fase, la del contacto con todos los actores que pudiesen aportar una visión de conjunto imprescindible para que el Plan responda a la realidad de su temática, un Plan que no solo contempla un avance en las expectativas de quienes quieran volver, sino también para los que ya han retornado. En éste sentido, Consuelo Rumí dijo que todo el Gobierno está trabajando para que España sea un país al que volver.

Consuelo Rumí aprovechó la ocasión para lamentar que los medios de comunicación lamentablemente no recojan una parte importante de lo que se hace desde la Secretaría General, si bien dijo que entendía que resultase más llamativo destacar el tema de las pateras, en detrimento de otros temas importantes que desde la Secretaría se llevan a cabo, pero que no trascienden a la opinión pública.

Recordó las circunstancias de su llegada a la Secretaría General cuando, en un hecho insólito, el anterior director general de Migraciones, el gallego Ildefonso de la Campa, se marchó de su puesto de responsabilidad antes de ser cesado, una actitud desconocida en Administraciones precedentes. Incluso recordó Consuelo Rumí que en su caso, en su día había esperado por la toma de posesión de Cristóbal Montoro, para hacer el traspaso cuando el ex ministro de Mariano Rajoy se hizo cargo de Función Pública. De las fechas en las que Consuelo Rumí volvió a la Secretaría de Estado de Migraciones, (ya había ocupado el cargo en el primer Gobierno de José Luis Rodríguez Zapatero) recordó cómo, el viernes de ésa misma semana se encontró con que el lunes estaba convocado un Pleno del CGCEE al que, si bien asistió, no pudo dedicar el tiempo que habría deseado, fundamentalmente porque el regreso de la secretaria de Estado a ésta responsabilidad coincidió con una de las crisis migratorias más importantes de los últimos tiempos.

En ése momento, hablamos de hace apenas 6 meses, Consuelo Rumí llegó a declarar que su regreso al CGCEE le había producido un “shock”, ya que para ella fue como un “deja vú”, volver a vivir una situación que, por conocida, se encontró encima de la mesa cuestiones de hacía 7 años, lo que la dejó perpleja al comprobar que los temas se habían enquistado, sin avances e, incluso con algún retroceso, como el del voto rogado, una decisión de su partido con la que ella nunca estuvo de acuerdo, y en la que está implicada al máximo para resolverla, si bien dejó claro que es una cuestión responsabilidad de Exteriores y no de su área.

Como decíamos, el regreso de Consuelo Rumí a la Secretaría de Estado de Migraciones coincidió con la celebración del Pleno anual del CGCEE, lo que generó no pocas “inquietudes”, entre ellas las del presidente del Consejo General, el asturmexicano Eduardo Dizy al que, aunque propuesto para el cargo por el PP, la nueva secretaria de Estado tranquilizó diciéndole que contaba con él, de la misma forma que, en su día y en su anterior etapa, había contado durante varios años con Castelao, en referencia al galaicoargentino José Manuel Castelao Bragaña, al que mantuvo como presidente del CGCEE al llegar a Moncloa el primer Gobierno de José Luis Rodríguez Zapatero.

En ése "nuevo" primer contacto con los representantes de la emigración española, Consuelo Rumí les dijo que, dado que estaban ante una legislatura “especial”, que no tendría la posibilidad de una gestión con 4 años por delante, no haría promesas ni se comprometería a cosas que, por tiempos, no sería capaz de cumplir, evitando en cualquier caso generar falsas expectativas, centrándose en 4 temas fundamentales, 2 de ellos ya resueltos, fundamentalmente porque sí dependían de su Secretaría de Estado, y gracias al gran esfuerzo que ha hecho su equipo en estos meses.

Uno de ellos, el de la adecuación de las pensiones no contributivas que reciben algunos españoles en Argentina, ya ha sido resuelto, con una inversión que ha llegado a los 8.000.000 de euros y que ha alcanzado a 5.000 personas, mientras que el otro tema resuelto ha sido el de los retornados de Venezuela sin ningún tipo de pensión que, con un gasto de un millón y medio de euros, ya ha alcanzado a casi 500 beneficiarios.

Plan de choque en Venezuela

Hablando de Venezuela, Consuelo Rumí anunció que ha encargado al nuevo consejero laboral de la Embajada de España, el canario Francisco “Paco” Armas, la redacción de un Informe de la situación de los españoles residentes en el país, informe que, además de recoger la situación y qué es lo que se puede hacer desde España por ellos, será el punto de partida de la puesta en marcha de un Plan de choque para aliviar la dramática situación que están viviendo algunos emigrantes españoles en ése país. “Paco” Armas conoce muy bien el país y la emigración española porque ya estuvo anteriormente, con las mismas responsabilidades que ha retomado, en la Embajada de España en Venezuela.

Consuelo Rumí aclaró que, si bien por las actuales circunstancias Venezuela significa una prioridad y un esfuerzo especial para la Secretaría de Estado, la actitud será la misma para cualquier otro país del mundo en el que haya españoles en estado de extrema necesidad.

El voto rogado

Asumiendo una vez más que fue un error, Consuelo Rumí insistió en reiterar su compromiso para hacer cuanto estuviese a su alcance para derogarlo, diciendo que considera que la reforma de la LOREG “va por buen camino”, si bien la resolución no depende de su área de responsabilidad, sino que es del Ministerio de Exteriores, incidiendo que desde el Gobierno, con la ayuda de su Secretaría, se han puesto todos los medios para resolver el asunto del voto desde el exterior, algo que, al menos en lo que respecta al Gobierno, considera que perfectamente podría estar resuelto para las próximas elecciones generales, no para las autonómicas del próximo 26 de mayo de 2019.

Destacó Consuelo Rumí que el tema del voto rogado es un tema de consenso, si bien estando el PSOE claramente posicionado a favor de la derogación, los “bandazos” del PP, en éste y en otros temas, le hacen dudar de la rapidez y la eficacia con la que, por los cambios de dirección del PP, podría resolverse el tema. “Ahora bien: si fuese así, deberá ser el PP el que explique a sus simpatizantes en el exterior el porqué de su postura”.

Ley de Nacionalidad

Consuelo Rumí recordó el compromiso que asumió en junio en su breve presencia durante el Pleno del CGCCE, cuando dijo a los consejeros que se comprometía a impulsar la resolución de las flagrantes injusticias que se habían cometido en algunos casos con la concesión de la nacionalidad, unos agravios comparativos con los que lógicamente no podía estar de acuerdo, si bien en todo momento la secretaria de Estado dejó claro que el de la nacionalidad es un tema que ni dependía ni depende de su área de responsabilidad, dado que la de la nacionalidad es una competencia del Ministerio de Justicia.

Comentó Consuelo Rumí que se preguntó a la Comisión de Derechos Civiles y Participación del CGCEE, que es la que trabaja con éste tema, cuáles eran los mínimos, y son esos mínimos los que se han considerado y trasladado en las Enmiendas a la Ley presentadas por el PSOE, si bien Consuelo Rumí reiteró algo que ya había trasladado a los miembros de la Comisión Permanente del CGCEE durante el encuentro que mantuvo con ellos el pasado 13 de noviembre, una cita en la que solo estuvieron presentes el medio de la casa, Carta de España, y La Región Internacional, cuando les dijo respecto al tema de la nacionalidad, que en cualquier caso, el PSOE “será tan generoso en el tema de la Ley de Nacionalidad como lo sean los demás partidos”, reiterando algo que ya había dicho a los consejeros: “El de la nacionalidad es un tema que va para largo”.

En éste punto, Consuelo Rumí, visiblemente molesta, se refirió a una información publicada en un medio de comunicación en el que se afirmaba que ella, en el tema de la nacionalidad, había hablado de “líneas rojas”, un extremo que rechazó frontalmente porque ni lo utilizó ni lo utiliza, “ésa es una frase que nunca ha salido de mi boca”.

Del tema de la tramitación declaró que será un tema que se deberá hacer con consenso, mucho debate y, por encima de cualquier otra cosa, con responsabilidad y generosidad.

En el repaso a los 3 supuestos que siempre ha manejado la secretaria de Estado, los volvió a detallar, tal y como había hecho ante la Comisión Permanente del CGCEE.

 - Pérdida de la nacionalidad por parte de hijos cuyos padres tuvieron que hacer una renuncia expresa a su nacionalidad

 - Recuperación de la nacionalidad para aquellos hijos cuyas madres no pudieron transmitírsela

 - Acceso a la nacionalidad para hijos que no pudieron optar a ella por ser mayores de 18 años

Concluyó Consuelo Rumí diciendo que el de la nacionalidad es un tema que llevará tiempo resolver, y que no estaría nada mal analizar lo que ocurre en España con la nacionalidad, con agravios comparativos entre personas nativas de países con los que España tiene tratados de doble nacionalidad, y otras nacidas en países de la Europa comunitaria que, para acceder a la nacionalidad española no solo tienen que renunciar a la suya de origen, sino que solo pueden acceder a ella después de acreditar que han vivido 10 años en España, mientras otros consiguen la nacionalidad después de uno o dos años de estancia en nuestro país.

Consuelo Rumí deseó a todos un Feliz 2019, deseando que sea un buen año, que deseó llegase con Presupuestos y unas buenas elecciones, una referencia evidente a las municipales y autonómicas del 26 de mayo, ya que la convocatoria de las generales sigue siendo la gran incógnita a desvelar en los próximos meses.