Domingo, 25 de Junio de 2017

¿EL PRINCIPIO DEL FIN DEL VOTO ROGADO?

El Congreso da luz verde a la subcomisión que revisará la LOREG

El Congreso ha aprobado que se cree una subcomisión para la reforma de la ley electoral, una iniciativa promovida por el PSOE y Ciudadanos, que también ha apoyado el PP y el resto de fuerzas salvo el PNV, que no ve oportuno introducir ahora este debate.

La subcomisión, que no tiene capacidad legislativa, emitirá al final de sus trabajos un dictámen con las conclusiones, que se elevarán a la Comisión Constitucional para que se debatan y aprueben las posibles modificaciones de la legislación electoral, tal como refleja la transaccional pactada.

Como uno de los grupos proponentes, el presidente de Ciudadanos, Albert Rivera, ha destacado como una "buena noticia" el que después de cuarenta años se ponga en marcha una reforma de la ley electoral para adaptarla "a la realidad política" de España, una afirmación que le ha corregido el portavoz del PP, Francisco Martínez, al recordarle que ya se han hecho ocho reformas, la última en 2011.

En todo caso, Rivera ha explicado que Cs quiere centrarse en tres ejes principales: el primero, desbloquear las listas electorales con el fin de que los ciudadanos -ha dicho- puedan "evaluar" no solo a los partidos sino también a los políticos. Un segundo punto es conseguir que los votos sean "proporcionales" y que no pesen menos que los territorios y, en tercer lugar, modificar el voto rogado para que deje de ser "'un vía crucis'" para los residentes en el exterior.

La subcomisión, dependiente de la Comisión Constitucional, es también una buena herramienta para "garantizar mejor" la representación y "elevar el nivel de la calidad democrática", ha defendido el portavoz del PSOE, Gregorio Cámara, quien ha precisado que sería "deseable" ampliar lo más posible el consenso al tratarse de una regla fundamental. No obstante, cree Cámara que la ley electoral, con sus sucesivas reformas, ha venido cumpliendo su función "de manera adecuada" en términos generales y ha apelado al "realismo" a la hora de afrontar estos cambios y evitar medidas "que puedan incidir" en la falta de gobernabilidad.

Errejón: La ley de 1977 "adultera" la voluntad expresada en las urnas

Aunque no era inicialmente una propuesta del PP, éste lo ha acabado asumiendo al entender que la ley se puede mejorar y modificar, ha afirmado el portavoz Francisco Martínez, aunque ha llamado a hacerlo "con cierto realismo". Cualquier reforma, en todo caso, deberá tener la "mínima solvencia técnica" y el mayor respaldo posible, ha afirmado.

Desde Podemos, Íñigo Errejón, que hoy se ha estrenado como portavoz en la Comisión Constitucional, se ha sumado a la voluntad de reformar esta ley que, a su juicio, fue diseñada para construir un sistema bipartidista y de mayorías absolutas que no se corresponde con la realidad social. Errejón, que será el representante de Podemos en la subcomisión, ha insistido en que la ley de 1977 "adultera" la voluntad expresada en las urnas, demandando así una legislación más justa y proporcional.

Solo el PNV se ha manifestado en contra de crear una subcomisión al considerar que retocar la proporcionalidad, como se plantea, afecta "a un nervio del pacto constitucional" y además no ven que sea oportuno hacerla en este momento dado el "exceso" de comisiones y subcomisiones que hay en marcha, ha recalcado el portavoz del grupo, Mikel Legarda.

Con ciertas reservas, apoyan la comisión Bildu y UPN, aunque por motivos distintos, ya que la izquierda abertzale ha advertido de que no se sumarán a ninguna propuesta que "lamine" la representación de las nacionalidades, ha dicho Marian Beitialarrangoitia, mientras que el portavoz de UPN, Íñigo Alli, ha condicionado su respaldo a que la reforma se haga solo para "mejorar" la ley y no por cálculos electoralistas.