Sábado, 25 de Marzo de 2017

EL GOBIERNO NO RESPONDE AL INICIO DE LA TRAMITACIÓN

CeDEU hace ahora una llamada a Podemos para que impulse la tramitación de la Nacionalidad

En la imagen integrantes del CeDEU en Buenos Aires celebra España
En la imagen integrantes del CeDEU en Buenos Aires celebra España

El pasado martes,  7 de marzo, vencía el plazo para que el gobierno decidiera si iniciaba la tramitación parlamentaria de la Proposición de Ley  para el “Acceso a la Nacionalidad de Descendientes de Españoles en el Exterior Excluidos en su Acceso”, presentada en el Congreso de los Diputados el pasado 21 de diciembre por Unidos Podemos. No hubo respuesta por parte del gobierno, así que ahora la pelota está en el tejado de Unidos-Podemos, que debe pedir cupo para defender la Proposición y que se pueda dar inicio a la tramitación. 

Con mucha expectación vivieron las agrupaciones de españoles en el exterior la jornada del pasado 7 de marzo, y una vez conocido el resultado, han vuelto a poner en marcha la maquinaria para que Unidos-Podemos, de quien partió la iniciativa, se pongan manos a la obra,  ya que de ser  aprobada  esta ley se daría respuesta a una demanda del año 2009.

En este sentido recuerdan que “si bien la disposición adicional 7ma de la Ley de Memoria Histórica, por la que se ampliaba el derecho de adquisición a la nacionalidad hasta el primer grado de quienes fuesen originariamente españoles, principalmente a descendientes de exiliados, reguló la situación de muchos de ellos, muchos otros quedaron fuera: mayoritariamente los descendientes de españoles que se vieron obligados a abandonar su país en momentos de extrema gravedad y pobreza, entre ellos se encuentran los nietos de españolas emigradas, puesto que las mujeres no transmitían la nacionalidad antes de 1978, los hijos mayores de edad de quienes les fue reconocida la nacionalidad de origen, y los nietos de españoles emigrados a los países de acogida por cuestiones económicas”.

Esta situación ha generado que dentro de una misma familia  “haya hijos que sean españoles y otros no, sólo por el hecho de tener cumplidos los 18 años en el momento de la aplicación de la Ley de la Memoria Histórica”, explican, y  agregan, que “si bien fue muy justo el reconocimiento de la nacionalidad a los descendientes de los sefardies, no lo es no haber reconocido a los descendientes de españoles que emigraron en el siglo XX, lo que ha provocado que muchas de estas familias estén en una situación de inseguridad juridica”.

Desde 2009 hasta la fecha se han presentado diversas iniciativas parlamentarias para acabar con este injusta situación. La primera, una Proposicion  de Ley ante el Senado impulsada por el PP, partido que estando en el gobierno en el año 2014 rechazó varias enmiendas presentadas por los grupos la oposición para que se incluyese junto con los serfadies a los excluidos de la nacionalidad.