Miércoles, 28 de Junio de 2017

OBITUARIO

Adiós a Luis López Salgado

2017040108255215435
2017040108255215435

Podía despertar emociones muy diferentes, pero entre ellas nunca estaba la indiferencia, porque Luis López Salgado no pasaba desapercibido: cautivaba con su arrolladora personalidad. Fue uno de los pocos hombres que podían afirmar con rotundidad ser del mundo, que había recorrido infinidad de veces, y a la vez reivindicar con orgullo sus raíces pontinas, barrio al que siempre llevó por bandera. Padre de cinco hijos: Luis, Gema, Santiago, el director de cine Norberto y la fallecida Anuska y viudo de Pili, López Salgado, Pitis, también fue uno de los pilares fundamentales de un proyecto pionero en el mundo de la comunicación creado por José Luis Outeiriño en 1966 y que aún no ha sido superado: La Región Internacional. Supo ver y entender, fundamentalmente en los años 60 y 70 del siglo XX,  cómo se sentían aquellos paisanos obligados por, sobre todo circunstancias económicas, a vivir lejos de todo lo suyo. 

López Salgado recorrió muchas veces, como director gerente del periódico, todos los rincones de América y Europa donde un emigrante hubiese decidido asentarse para escucharle y contar su historia. La emigración le debe, por lo tanto, haber conseguido tener voz en años donde este fenómeno llamado internet aún no era ni tan siquiera un sueño.

Pero además, este curtido periodista que sabía oler una buena historia humana apenas pisaba el territorio, fue un auténtico maestro del malabarismo, al saber mantener el complejo equilibrio entre la información para y de los emigrantes, con las necesidades de las administraciones que, en los primeros años era el complejo gobierno de Franco, sin perder de vista la importante cuestión económica para hacer de este proyecto único una empresa rentable.

López Salgado supo ganarse un destacado puesto, no sólo en el corazón de la emigración, sino también en los ámbitos políticos y en las más destacadas esferas económicas. Con su tesón, su profesionalidad, su amplia sonrisa y grandes abrazos se granjeó el respeto del amplio mundo de la emigración. La Región Internacional y Luis López Salgado fueron durante décadas sinónimos. Fue, además, un profesional sin barreras, con una mente brillante que supo hacer avanzar ese proyecto periodístico, poniendo en marcha constantemente nuevas ideas con las que renovar el periódico a la par que la emigración también iba evolucionando. Un nombre para la historia del periodismo, sin duda.