Viernes, 17 de Agosto de 2018

REPORTACIÓN

La activista española detenida en Israel será deportada este jueves

La enfermera y activista española Emilia Nacher, detenida por Israel el domingo cuando trataba de romper el bloqueo marítimo a Gaza a bordo del barco "Al Awda", continúa bajo arresto y será deportada esta madrugada, mientras que su compañera Lucía Mazarrasa llegó ya a España tras ser expulsada.

"Las autoridades israelíes comunicaron a la embajada de España que han decretado la orden de expulsión" de Nacher, confirmaron a Efe fuentes de Exteriores españolas.

Según explicó a Efe Sandra Barrilaro, portavoz del grupo Rumbo a Gaza, la activista, que forma parte de movimientos propalestino en Valencia, "ha tenido hoy un juicio" que ha determinado su deportación, una orden que se negaba a firmar, y "probablemente coja un avión de vuelta esta madrugada", con el que llegaría mañana a Madrid.

La legislación local le da derecho a ser presentada ante un juez antes de ser expulsada del país, para poder alegar contra la decisión en ese sentido del Ministerio de Interior, que habitualmente las cortes ratifican.

Mazarrasa, de 69 años, enfermera jubilada y educadora de Salud Pública, fue deportada la pasada madrugada en un vuelo de la aerolínea israelí El Al, tras firmar un documento en el que aceptaba hacerlo voluntariamente.

"Lucía ha llegado lógicamente cansada, aunque con ánimo. Nos ha contado que les han tratado con bastante violencia. Han sido golpeados, zarandeados e incluso a alguno le han tirado por la escalera. El trato ha sido muy violento", declaró a Efe Barrilaro, que acudió a recibir a Mazarrasa en el aeropuerto madrileño de Barajas.

"Les han dado descargas eléctricas con las táser (pistola de descargas) y la sensación que tienen es que el asalto ha sido muy, muy violento", añadió.

Por el momento, ni el movimiento Rumbo a Gaza ni las abogadas que atienden en Israel a los detenidos han presentado ningún documento médico que confirme las supuestas agresiones.

Dos de las abogadas, Maysana Murani y Gaby Lasky, negaron a Efe que les consten heridas o daños a la veintena de extranjeros arrestados.

Esta última señaló que varios "denunciaron que utilizaron contra ellos los táser y que algunos fueron golpeados", pero aseguró que "todos están bien ahora".

El Ejército israelí niega toda acusación de maltrato y asegura que el asalto a la embarcación y la detención de sus ocupantes se llevó a cabo siguiendo las reglas internacionales y sin hacer un uso excesivo de la fuerza.

"Cuando accedieron al barco, que navegaba en una provocación para violar el bloqueo marítimo legal a la Franja de Gaza, las tropas de las Fuerzas de Defensa de Israel usaron fuerza proporcional para reducir a los provocadores a bordo de la embarcación", aseguró una portavoz preguntada por Efe.

"La Marina israelí está entrenada para ejecutar este tipo de misiones y lo ha hecho de forma profesional y responsable durante muchos años. En comparación con experiencias previas de la Marina en eventos similares, no se reportó ningún evento extraordinario", agregó la militar.

El "Al Awda" (El Retorno, en árabe), forma parte de una flotilla de tres barcos, este y los "Freedom" (Libertad, en inglés) y Falestine ("Palestina", en árabe), que partió de Escandinavia a mediados de mayo e inició una ruta hacia Gaza durante la cual se ha detenido y hecho campaña contra el bloqueo en 28 puertos.

El "Freedom", que continúa navegando hacia la Franja, actualmente por las aguas cercanas a Alejandría (Egipto), lleva a bordo a otro ciudadano español, Francisco Canales, concejal de Alajar (Huelva), y podría también ser abordado y detenido por la Marina israelí en los próximos días.

El "Falestine", sin embargo, es un velero de navegación lenta que se encuentra más alejado de la zona y hay posibilidades de que abandone la ruta, explicó la organización Rumbo a Gaza.

Noruega ha exigido a Israel que explique la base legal para la captura del barco, que tiene bandera del país, y está dando asistencia consular a cinco de sus nacionales que fueron detenidos a bordo, informó hoy el digital israelí Ynet.

Esta es la última iniciativa de denuncia para exigir que Israel ponga fin a once años de bloqueo sobre Gaza, iniciado cuando el movimiento islamista Hamás tomó el poder por la fuerza en junio de 2007 y que se mantiene por tierra, mar y aire y con el apoyo de Egipto, que también cierra su frontera de Rafah.

Los barcos portaban ayuda humanitaria, sobre todo medicamentos, asegura la organización, aunque su valor principal es reiterar la denuncia del cerco al enclave palestino y exigir a la comunidad internacional que fuerce a Israel a ponerle fin. EFE