Jueves, 18 de Octubre de 2018

CONMEMORACIÓN DIA INTERNACIONAL DEL MIGRANTE

UNU-GCM exige regulación internacional sobre el movimiento de personas

 Mientras que las personas son tan móviles como el mundo globalizado permite, el movimiento de personas a través de las fronteras carece de regularización global. Esto deja a muchos refugiados en desplazamientos prolongados y muchos migrantes sin protección en situaciones irregulares y difíciles. Los retos y dificultades de la migración internacional mezclados con factores de incertidumbre, urgencia y complejidad, hace que se requiera una cooperación fortalecida y una acción colectiva para poner fin a esta inexplicable situación.
 
La ‘Convención Modelo sobre Movilidad Internacional’ presentada en Barcelona por el Instituto sobre Globalización, Cultura y Movilidad de la Universidad de las Naciones Unidas (UNU-GCM) y la Global Policy Initiative de la Universidad de Columbia con el fin de conmemorar el Día Internacional del Migrante, propone un marco para la movilidad con el objetivo de reafirmar y ampliar los derechos existentes para las personas móviles y los derechos y responsabilidades correspondientes de los estados.
 
El propio director de la Global Policy Initiative de la Facultad de Derecho de la Universidad de Columbia (Nueva York), incubadora de la Convención, el profesor Michael Doyle, ha sido el encargado de presentar el estudio comentado junto a la directora de la UNU-GCM, la profesora Parvati Nair, en una mesa redonda formada por la Sra. Anna Terrón Cusí, presidenta del Consejo Asesor de UNU-GCM; S.E. Sr. Arturo Cabrera, embajador y representante permanente adjunto de la Misión Permanente del Ecuador ante las Naciones Unidas en Ginebra; y el profesor Binod Khadria, catedrático de Economía y Educación de la Universidad Jawaharlal Nehru de Nueva Delhi (India) y experto temático de la Segunda Sesión Temática Informal de las consultas celebradas en 2017 conducentes al Pacto Global sobre la Migración.

La jornada ha contado con la intervención del Subsecretario General del Departamento de Asuntos Económicos y Sociales de las Naciones Unidas y miembro del Consejo de la UNU, Thomas Gass. Gass ha apelado a la importancia de distinguir entre migración y movilidad, además de apuntar los beneficios que puede conllevar la migración internacional si se logra adoptar los desafíos como oportunidades con las políticas adecuadas.

La globalización, junto con los avances en comunicaciones y transporte, ha incrementado notablemente el número de personas que tienen el deseo y la capacidad de mudarse a otros lugares creando nuevos retos y oportunidades para sociedades en todo el mundo. Este ascenso, ha servido para subrayar el vínculo que hay entre migración y desarrollo y ha hecho evidente la necesidad de una regularización tan global como la propia movilidad destapando así, la gran laguna existente para el derecho internacional.

Para abordar esta importante carencia, así como los vacíos existentes en cuanto a protección y responsabilidad que son cada vez más frecuentes y que dejan a las personas en situación de vulnerabilidad, una comisión multidisciplinar integrada por destacados académicos y expertos políticos fue la encargada de elaborar los  213 artículos divididos en ocho capítulos que dan forma a la Convención, elaborada en talleres que se llevaron a cabo regularmente desde la primavera de 2015 hasta su publicación en junio de 2017 en EUA.
 
En la ‘Convención Modelo sobre Movilidad Internacional’ se establecen por un lado los derechos mínimos para todas las personas que cruzan las fronteras estatales como visitantes y los derechos especiales otorgados a turistas, estudiantes, trabajadores migratorios, inversores y residentes, migrantes forzados, refugiados y víctimas migrantes de la trata y de los migrantes atrapados en países en crisis.
 
Por el otro, contiene disposiciones que otorgan derechos a los Estados, como el de decidir quién puede ingresar y permanecer en su territorio. Además, también articula las responsabilidades de los migrantes frente a los Estados y los derechos y responsabilidades de las diferentes instituciones que no responden directamente a un derecho que tienen los migrantes. 
 
Esta presentación se ha acompañado de un espacio de reflexión y diálogo que ha tratado de concienciar sobre la responsabilidad de toda la humanidad para poner fin a esta situación.