Viernes, 23 de Junio de 2017

CAMBIOS EN LA NORMATIVA SUIZA

Suiza obliga a los emigrantes a declarar sus bienes en España

Los emigrantes afincados en Suiza, están atravesando uno de sus peores momentos desde que cogieron la maleta en busca de una vida mejor. La culpa es de una normativa fiscal que acaba de aprobar el Gobierno suizo que los obliga a declarar todas las propiedades que tienen en España.

De no hacerlo, se enfrentan a una investigación que puede concluir en un expediente sancionador con multas de más de 50.000 euros, dependiendo del número y valor de los inmuebles o dinero acumulado en cuentas bancarias. Y la investigación puede remontarse a las propiedades adquiridas o dinero ahorrado en los últimos diez años.

La norma fiscal, que entró en vigor el pasado 1 de enero, está provocando que numerosos españoles adelantaran sus vacaciones  para recabar documentos sobre la titularidad de inmuebles, fincas y solares y certificados sobre el dinero que tienen en depósito en bancos "Nunca pensé llegar a esto. Era un país tranquilo, en el que no se metían en nada. Bastaba con trabajar", aseguraba uno de los emigrantes afectados, Eloína González, que trabaja en la hostelería en los alrededores de Ginebra. La mujer, junto con su marido, recopila estos días documentos referentes a su vivienda en Monterrei.

Pero no es la única, Herminio Rodríguez hacía ayer lo mismo en Xinzo. "Hasta ahora era el país del dinero. Los ricos llevaban allí sus millones, ahora no sé que es lo que está pasando para pedir a los emigrantes que paguemos impuestos", lamenta. La nueva normativa fiscal está provocando que algunos de los emigrantes (40.000 gallegos) estén sopesando la idea de retornar y ponerse al día en el pago de tasas en España. "A las personas que llevan un año o dos no le afecta mucho la medida, pero la gente que lleva mucho tiempo puede tener problemas porque al no pagar impuestos o no dar a conocer su patrimonio puede influirle en los cálculos de la pensión de jubilación", apuntó Herminio Rodríguez.

La situación encendió la alarma hasta el punto de que todos los centros abiertos por los inmigrantes en el país helvético tienen programado durante las últimas semanas charlas informativas para dar a conocer la nueva legislación fiscal. "Hay mucha confusión con la normativa. Además, después de declarar el patrimonio, cada cantón tiene su propia forma de aplicar el impuesto. Incluso los ayuntamientos tiene su propia recaudación", afirmaron en la Irmandade Galega de Ginebra.

CARTAS DE ADVERTENCIA

Buena parte de los emigrantes ahorraron dinero para comprar vivienda por el que ya están cotizando impuestos. El Gobierno suizo quiere saber el valor de los inmuebles y remitió cartas a cada uno de los inmigrantes residentes en el país, advirtiéndoles que puede cruzar los datos fiscales con todos los que tienen almacenados los países de la Unión Europea para conocer el patrimonio de cada uno de ellos.