Martes, 13 de Noviembre de 2018

ENTRE PARTICIPANTES Y DOCENTES, ASISTIERON CUARENTA PERSONAS PROCEDENTES DE DIFERENTES LUGARES DE ALEMANIA Y BÉLGICA

El programa ¡Adentro! contó con cuarenta asistentes en el último seminario del año

Josefa Castro - Vallendar (Alemania)

El último seminario de este año del programa ¡Adentro!, orientado a la formación de emigrantes mayores como animadores socioculturales, tuvo lugar del 26 al 28 de octubre de 2018 en Vallendar, ciudad alemana situada a orillas del Rin. Entre participantes y docentes, asistieron cuarenta personas procedentes de diferentes lugares de Alemania y Bélgica. En el acto de apertura, el coordinador del programa, Vicente Riesgo, introdujo los temas a desarrollar durante el fin de semana, recordó su reciente jubilación y presentó a su sucesor, el educador, trabajador social y sociólogo valenciano, Joaquín Simó, responsable del Departamento de Formación de las Misiones Católicas de Lengua Española en Alemania, quien también dirigió unas palabras a los asistentes.

Los seminarios de ¡Adentro! los realizan conjuntamente la Academia Española de Formación, la Confederación, la Cruz Roja Alemana (DRK) y la Fundació Privada Can Gelabert, con el apoyo de la Dirección General de Migraciones.

Temas tratados a lo largo del seminario

El seminario se desarrolló desde las primeras horas de la tarde del viernes hasta las 14.30 h. del domingo, ofreciendo a los participantes una interesante variedad de temas, entre los que cada uno podía elegir según sus intereses, a excepción de los participantes nuevos, esta vez cinco, que, necesariamente deben participar en la introducción a la filosofía de ¡Adentro! y realizar un trabajo biográfico. Con el título, “A la búsqueda de uno mismo”, la elaboración de la propia biografía  ayuda a los interesados en dedicarse al voluntariado social a conocerse a sí mismos y es condición indispensable para continuar con la formación. Este grupo estuvo dirigido, excepcionalmente, por el sociólogo, Vicente Riesgo, quien dirigiría posteriormente otro grupo de trabajo sobre el sentido de la vida y la dimensión espiritual en la persona mayor. 

Alemania-Adentro-2

La importancia de la alimentación y el ejercicio físico en la tercera edad, la afectividad y la personalidad de los mayores, la desnutrición en la vejez, el testamento vital y las competencias comunicativas del animador de ¡Adentro!  fueron algunos de los temas tratados. Además, se ofrecieron diferentes talleres prácticos sobre concentración, coordinación y movimiento, yoga y baile para mayores.

El aprendizaje a lo largo de la vida

El aprendizaje dejó de ser un proceso limitado a una etapa de la vida. En el mundo cambiante de hoy, el aprendizaje continuo es una necesidad, también para las personas mayores. La gerontóloga, Pepita Vela, expuso en uno de sus grupos la importancia de aprender de por vida, para que los mayores puedan ir adaptándose a los cambios en su entorno y mantener su autonomía.  Para aprender, los mayores tendrían que “abrirse mentalmente y ser flexibles emocional, social e intelectualmente”. 

Otro de los temas tratados por la docente fue el peligro de desnutrición y deshidratación en las personas de edad muy avanzada, que puede provocarles serios quebrantos de salud. Aunque cada persona alcanzaría la vejez en condiciones diferentes, casi siempre llegarían con la edad los padecimientos y la disminución de facultades, por lo que insistió en la necesidad de concienciar a los multiplicadores de ¡Adentro! del problema, para que sean capaces de detectar episodios de desnutrición entre los participantes de sus grupos  y actuar a tiempo, antes de que la situación de la persona afectada se agrave.

La afectividad y la personalidad del mayor

La directora de la Fundació Privada Can Gelabert, Carmen Salinas, analizó con los asistentes a uno de sus grupos cómo reaccionan y muestran sus sentimientos las personas mayores y porqué muchos jóvenes los describen como personas tristes, rígidas e introvertidas. En ese contexto, la psicóloga y jurista explicó como la personalidad, que se va formando desde la infancia y está determinada por los propios genes, el ambiente y las experiencias vitales, es individual y única en cada persona. De ella dependería la forma en  que se viva la vejez y no sería, por tanto, la vejez la que afectaría a nuestra personalidad sino al revés. Subrayó también cómo una personalidad “sana” en edad avanzada implicaría siempre un buen autoconocimiento, así como adaptación y aceptación de las propias circunstancias reales y realistas.

Salinas habló en otro grupo sobre el “Testamento Vital, expresión de voluntades anticipadas acerca de los tratamientos médicos”. A pesar de ser considerado uno de los temas “tabú”, incluso por muchas personas mayores, la docente comenzó preguntando a los participantes cómo les gustaría morir y quién debería decidir sobre su propia muerte. Resultó interesante observar cómo, para todos, el objetivo de redactar un Testamento Vital o Documento de Voluntades Anticipadas (DVA) era evitar el propio sufrimiento y el de las personas queridas. En el taller se habló del contenido y requisitos necesarios para realizar ese documento, considerado como derecho y acto de responsabilidad personal para facilitar las decisiones médicas a los profesionales sanitarios y a los allegados, cuando ya uno mismo no tenga la capacidad para expresar sus deseos. En ese sentido, se habló de los modelos de DVA existentes en España y en Alemania y se repartió entre los participantes el modelo de la Conferencia Episcopal Española y el de la Generalitat de Cataluña. Salinas recalcó la importancia de informarse bien y acudir a un profesional médico de confianza antes de realizar el documento, al que se podría añadir, incluso, un escrito personal que exprese con palabras propias los pensamientos y deseos sobre la atención sanitaria que le gustaría recibir en los últimos momentos de su vida.

Competencias comunicativas de animador sociocutural

Las competencias comunicativas del animador de ¡Adentro! fue el tercer tema tratado por Carmen Salinas, quien explicó los diferentes aspectos de la comunicación y analizó con el grupo, a través de ejercicios prácticos, cómo se comunican las personas y qué factores deberían de tener en cuenta los animadores para comunicarse sin dificultad con los mayores. Resaltó la importancia de la comunicación no verbal, como gestos, miradas, expresión del rostro, que mostrarían los propios sentimientos mejor que las palabras. Para comunicarse con eficacia serían necesarias habilidades tales como la atención y la escucha, la empatía, la tolerancia, la asertividad, pero sobre todo, el reconocimiento del “otro”. Conocer y practicar estas habilidades sería imprescindible para las personas que quieran dedicarse al trabajo de animador sociocultural. Ya en la segunda parte del taller, se trataron los principios fundamentales para el trabajo con grupos de mayores, los estilos de comunicación entre los participantes y la forma de comunicarse el animador con ellos, así como las actitudes que entorpecen la comunicación e impiden que el grupo resulte beneficioso para todos.

Memoria y movimiento

El psicólogo, Daniel Gil Abascal, dirigió un taller, al comienzo del seminario, en el que realizó con los asistentes veintiún ejercicios para ejercitar la memoria. En una intervención posterior, habló sobre la inteligencia emocional y trabajó con los participantes sobre el desarrollo de la propia conciencia y la capacidad de empatía, cualidad necesaria en los animadores socioculturales. El sábado por la tarde dirigió un taller de cuentos, en el que los integrantes del grupo, trabajando en parejas, comentaron y dieron su interpretación personal a siete parábolas que trataban el tema de la muerte desde diferentes perspectivas.

La importancia de la alimentación y del ejercicio físico en la persona mayor fue el tema tratado, paralelamente, por Eufemio Cascón. El veterano docente de ¡Adentro! habló de los principales factores nocivos que aceleran el envejecimiento e influyen en la dependencia y de los errores más comunes en la alimentación de los mayores, resaltando, a la vez, el valor de la actividad física, por los efectos positivos para la salud y la prevención de la dependencia que conlleva.  Cascón dirigió también un taller con ejercicios prácticos de concentración, coordinación y memorización para mayores, así como la gimnasia matinal, en la que los interesados pudieron ejercitar la movilidad articular, la flexibilidad y los estiramientos musculares.  

El baile para mayores es una actividad tradicional en estos seminarios, donde se aprenden y  practican bailes en línea, lo que, según Cascón, facilita la participación de los mayores sin pareja y permite “que todo el que lo desee pueda participar y disfrutar de la música, el ritmo y el movimiento”. Los asistentes al seminario interesados en practicar yoga, tuvieron oportunidad de hacerlo bajo la dirección de Teresa Díaz Rivero.

Alemania-Adentro-1

El programa estuvo redondeado por un simpática velada, el sábado por la noche, con  aportaciones artísticas de los propios participantes, como música de guitarra, poemas de Machado y baile para mayores.