Miércoles, 16 de Agosto de 2017

REIVINDICA EL ROSTRO HUMANO DE LA MIGRACIÓN RECORDANDO SU PROPIA HISTORIA FAMILIAR.

El presidente de Cáritas invita a los cristianos a "conocer a un migrante" en Semana Santa

"Al prepararnos a recibir al Señor resucitado, tengo tan sólo una simple sugerencia para los católicos, e incluso para los cristianos no católicos: Pónganse en contacto con un auténtico migrante. Muy a menudo se teme a la migración como noción y como movimiento. Nos olvidamos de que no es un fenómeno. Se trata de seres humanos", precisa, al tiempo que desea que la situación de los refugiados provoque en el mundo "un examen colectivo de conciencia".

En el mensaje, difundido por Cáritas Española, Tagle cuenta cómo su familia comenzó con la emigración de un niño, su abuelo paterno, que nació en China. Su madre era muy pobre, por lo que envió a su hijo con un pariente que viajó a las Filipinas, donde nació el cardenal.

Para Tagle, la migración es una oportunidad para que las personas prosperen como seres humanos. "Al igual que Jesús, en su calvario hasta la cruz, la migración obliga a las personas a ir más allá de sus fronteras físicas y mentales, con sus capacidades al límite y las conduce por desiertos de soledad y rechazo", afirma.

El arzobispo de Manila defiende el derecho a migrar de las personas aunque también recuerda que tienen derecho a no emigrar y a vivir una vida digna en su tierra. "Muchos quisieran quedarse en los países y aldeas donde nacieron, como estoy seguro le hubiera gustado a mi abuelo, pero cuando su país es desgarrado por la guerra o simplemente no te puede ofrecer un empleo y una vida estable, hay que tomar decisiones difíciles", asegura.

Como presidente de Caritas Internationalis, el cardenal explica que ha tenido la oportunidad de conocer a refugiados y migrantes, especialmente a quienes están detenidos. Todos ellos le han mostrado "a todo color" las consecuencias "del odio y la división, la injusticia y el prejuicio".

"Los migrantes son un recordatorio viviente de que tenemos que ser custodios de la creación y cambiar sistemas injustos, porque muchos de ellos son víctimas del cambio climático o la pobreza, provocados porque los recursos de la Tierra no se comparten equitativamente", añade.

Además, pide a los países que no pongan como excusa las dificultades propias. "Existe la tentación de decir: '¿Por qué tenemos que atender las necesidades de estas personas cuando tenemos que cubrir nuestras propias necesidades?'", advierte, al tiempo que recuerda a los que cierran sus fronteras que en el pasado "ellos fueron recibidos por otros países".

Caritas lanzará una campaña mundial en septiembre para invitar a la gente a encontrarse con los emigrantes, compartir sus historias y sus experiencias con ellos. "Si les miran a los ojos, verán algo dentro de ustedes mismos que les puede conquistar, anulando el miedo y la resistencia. Tenemos miedo de algo que no conocemos. Y lo que conocemos, lo magnificamos y lo convertimos en una amenaza", subraya.