Viernes, 22 de Febrero de 2019

QUIERE TRIPLICAR EL NÚMERO DE CENTROS DE VOTACIÓN EN URNA EN EL EXTRANJERO Y GARANTIZAR LA IDENTIFICACIÓN DEL VOTANTE POR CORREO

El PP presenta una nueva propuesta en el Congreso para acabar ya con el voto rogado y aplicar una alternativa en las elecciones de mayo

EUROPA PRESS

El PP ha presentado este miércoles al Gobierno y al PSOE una nueva propuesta para derogar ya el voto rogado que desde 2011 se exige a los residentes en el extranjero y poder aplicar un sistema alternativo en las elecciones autonómicas y europeas del próximo 26 de mayo.

Una subcomisión del Congreso lleva más de año y medio trabajando en conseguir un acuerdo que permita acabar con la exigencia de que los residentes en el exterior deban solicitar el voto antes de poder ejercerlo, un mecanismo que se introdujo en 2011 y que ha desplomado la participación entre los inscritos en el Censo Electoral de Residentes Ausentes (CERA).

El pasado mes de octubre, el Ministerio de Asuntos Exteriores trasladó a la subcomisión del Congreso una posible reforma de la Ley Electoral con una alternativa al voto rogado, y en los últimos meses se ha ido avanzando, según reconocen todos los grupos, pero aún no se ha conseguido sellar un acuerdo.

Hay consenso para facilitar el voto presencial en urna aumentando la red de 'colegios' electorales en el exterior, añadiendo a las embajadas y consulados otros centros de votación, y también para incrementar de tres a siete los días para poder votar en urna. También se aboga por enviar el voto por correo a la oficina consultar más próxima para que ésta a su vez lo reenvíe por valija diplomática a España.

SI SE QUIERE, SE FIRMA MAÑANA MISMO

El PP mantenía sus dudas, sobre todo en relación con la identificación de los electores, y este miércoles ha ofrecido su propia propuesta. Según ha explicado a Europa Press la diputada Ana Belén Vázquez, secretaria de Emigración del partido, si hay acuerdo se puede firmar mañana mismo una proposición de ley, aprobarse en el Congreso por la vía de urgencia en lectura única, y aplicarse en los próximos comicios, las elecciones europeas y autonómicas del 26 de mayo.

La propuesta del PP coincide en ampliar de tres a siete días el plazo de votación presencial en urna y busca incrementar los puntos de votación de 181 a 637 incorporando, además de las embajadas y consulados, las sedes del Instituto Cervantes, casas regionales y hermandades, siempre bajo supervisión de un funcionario consular.

El voto presencial es la fórmula deseable para el PP, pero si no es posible, se permite el voto por correo introduciendo garantías para certificar la personalidad del elector y evitar los "pucherazos" de hace décadas.

Según plantea el PP, desde la convocatoria de elecciones el elector del exterior podrá descargarse por Internet un modelo de certificado acreditativo para poder ser identificado por algún fedatario público y ya poder ejercer el derecho al voto.

TODO POR VALIJA DIPLOMÁTICA

Además, y para facilitar los trámites y dar más tiempo, el elector podrá descargarse las papeletas sin esperar a la proclamación oficial de las candidaturas y Exteriores se asegurará de que todos los traslados de sobres de votación se hagan por valija diplomática para garantizar que llegan a tiempo a España.

Ana Belén Vázquez admite que aplicar estas medidas puede obligar al Ministerio de Asuntos Exteriores a destinar más recursos al proceso electoral, pero entiende que son propuestas realistas: "No queremos fraudes, ni chapuzas", ha rematado.