Domingo, 22 de Abril de 2018

MUESTRA PICTÓRICA

Moscú acoge muestra de realismo y vanguardia española durante el Franquismo

La Academia de Bellas Artes de Rusia acaba de inaugurar una exposición sobre los artistas españoles, tanto realistas como vanguardistas, que renovaron el panorama artístico del Franquismo en los años 50 y 60 del siglo XX.

"Los españoles tienen mucho talento, saben bailar, cantar y, por supuesto, pintar", dijo Zurab Tsereteli, prestigioso artista ruso de origen georgiano, al abrir la muestra "La poética de la abstracción y la figuración: el arte español de los años 50-60 del siglo XX".

Son 36 obras, desde pinturas a dibujos, relieves y esculturas de 17 artistas del Grupo El Paso y los Realistas de Madrid, coetáneos y que compartían el hecho de vivir y trabajar en la capital de España.

Organizada por el Instituto Cervantes, la exposición entremezcla obras figurativas de Antonio López o Isabel Quintanilla con otras abstractas de Antonio Saura o Rafael Canogar, con lo que la experiencia se convierte en un viaje de doble dirección.

"Un período a cuya oscura sombra parecería imposible encontrar algo de luz. Sin embargo, la obra de López, Feito, Saura, Millares, Parada o Chirino reclama no sólo no caer en el olvido sino brillar con luz propia", aseguró Abel Murcia, director del Cervantes de Moscú, en el acto de presentación de la exhibición.

La mayoría de las obras presentadas han sido cedidas por las familias de los artistas, lo que otorga a las piezas expuestas un gran valor simbólico y personal.

Destacan "Perro muerto", un cuadro de una crudeza brutal, o "Mari y Antonio" de Antonio López; mientras Saura participa con "Retrato" y Esperanza Parada con "El bodegón de las cinco" y "Día dos".

Atrajo la atención de los visitantes "La Bobia" de Amalia Avia, que describe una cola de personas esperando el autobús frente a una cervecería que acabaría siendo tras la muerte de Franco uno de los lugares de reunión de los representantes de La Movida madrileña.

"Los 36 trabajos aquí presentes dan fe de esa voluntad de renovación (...) pese a las cortapisas" del Franquismo, explicó Murcia.

Frente al lema de "Spain is different" (España es diferente) dirigido a los turistas extranjeros, estos artistas ofrecían una imagen alternativa de la realidad española de la posguerra y del aislamiento internacional.

Los realistas organizaron su primera exposición colectiva en 1955, dos años antes que el Grupo El Paso, cuyos integrantes sorprendieron al mundo en la Bienal de Venecia por sus técnicas vanguardistas.

Entre las esculturas figura un ejemplo de la serie "Raíces" en hierro cromado de Martín Chirino; "Liebre herida" y el retablo "Chicas del domingo" de Julio López; "Hierros encontrados y soldados" de Pablo Serrano o la sugerente "Mujer durmiendo" de Francisco López.

El embajador español, Ignacio Ybáñez, recordó que la exposición itinerante, que debutó en noviembre pasado en Praga, presenta a los moscovitas unos artistas que crearon sus obras cuando ambos países vivían de espaldas, ya que entonces ni siquiera mantenían relaciones diplomáticas.EFE

io/jsg