Domingo, 24 de Septiembre de 2017

CONFLICTO LABORAL

Marea Granate apoya las movilizaciones de los trabajadores de la administración en el exterior

Marea Granate ha querido mostrar su apoyo a los trabajadores de la administración española en el exterior con una comunicado en el que señala que “Desde hace años se lleva produciendo una situación laboral insostenible para los trabajadores y trabajadoras de la administración en el exterior española. Los recortes y precarización paulatina de los servicios para la emigración inciden con muchísima gravedad en las condiciones laborales del personal exterior, además de afectar a una creciente diáspora española”.

La red de emigrantes subraya que los empleados de la Embajada Española de Argentina “llevan en huelga indefinida desde el pasado 29 de mayo, tras ocho años de congelación salarial y una pérdida del poder adquisitivo del 40%, debida a la inflación que sufre este país”.

A la huelga se han unido trabajadores de consulados como el de Australia y Finlandia, y se han desarrollado, y se prevén en los próximos días, concentraciones de apoyo en consulados de otras partes del mundo, como Montevideo, Canadá, Estados Unidos o Suecia. Hasta el momento las múltiples protestas y reclamaciones han sido desoídas por parte del Ministerio de Exteriores.

Y es que Marea Granate afirma que , "las partidas presupuestarias se han visto recortadas en un 50,7% desde 2011. “Estos recortes están provocando el cierre de consulados como el de Manchester, en el año 2012, o como el próximo cierre del consulado de Génova”. “Todo esto sucede en plena ola migratoria, con un aumento del padrón de residentes en el exterior de 1,4 a 2,4 millones desde 2009, y con una gran cantidad de personas en el exterior no inscritas por la falta de accesibilidad y recursos de una administración que niega derechos básicos a sus ciudadanos y a sus trabajadores”, explican. 

“La situación no es puntual ni novedosa: es harto conocida la saturación de trabajo y las pésimas condiciones laborales, por ejemplo, en el Consulado de Londres, cuyos empleados cobraban sueldos cercanos al salario mínimo interprofesional hasta hace bien poco”, continúan. “Una convocatoria de huelga el pasado 14 de febrero, junto con paros laborales de años anteriores, ha permitido rectificar algo la situación. No obstante, la carga de trabajo que soporta dicho consulado, como muchos otros, sigue siendo desproporcionada: colas diarias en espacios ínfimos y poco adecuados para la dimensión de la comunidad emigrante”, denuncia Marea Granate.

“Al mismo tiempo, las denuncias sobre el funcionamiento interno de la administración en el exterior por parte de su personal y afectados son recurrentes: desde bloqueos a elecciones sindicales hasta abusos de poder y creación de puestos a dedo. La huelga de hambre de 32 días de un trabajador del consulado de Riad el año pasado sacó a la luz algunos de estos casos, pero es larga la lista de escándalos enumerados por los medios de comunicación”, apostilla. 

Marea Granate quiere mostrar su apoyo a “la pelea de los trabajadores y trabajadoras de los consulados que luchan por lograr unas condiciones laborales justas y dignas”.