Miércoles, 12 de Diciembre de 2018

CUMPLEAÑOS Y RECONOCIMIENTO

La Habana expone la primera edición de la revista Carta de España hace 57 años

Con la presencia de Juan José Buitrago de Benito, embajador del Reino de España en Cuba, la ministra consejera Nuria Reigosa, los cónsules Carlos Ruiz y Marta de Blas, la canciller Ana Sánchez, el actual presidente del C.R.E. en la isla Carmelo González y el presidente de la F.S.E.C. Julio Santamarina, representantes de la Comunidad hispana en la capital de todos los cubanos e invitados fue inaugurada la Exposición 57 Aniversario de la primera edición de la revista Carta de España.

Rafael Garbajosa, jefe de la sección (en funciones) de la Consejería de Empleo y Seguridad Social de España en la mayor de las Antillas dio lectura al magistral e histórico escrito introductorio enviado por el actual consejero de Seguridad Social de España en México y Cuba, ex director editorial de esta hermosa y necesaria publicación para españoles estén donde estén, José Julio Rodríguez Hernández, quien no pudo estar junto a nosotros por problemas de trabajo.

Las primeras palabras fueron de agradecimiento a Juan Luís López Ayra, quien recibió de manos del embajador diploma de reconocimiento de la Dirección General de Emigración del Ministerio de Empleo y Seguridad Social a propuesta de la sede diplomática ibérica en la isla.

La Federación de Asociaciones Asturianas de Cuba fue escenario de la exposición por los 50 años de existencia de Carta de España. Ahora, siete años después, lo es en su 57 Aniversario.

Como actual colaborador de este medio de comunicación y fiel amante de la historia hispana, haber tenido la suerte de ver el crecimiento de Carta de España desde la primera edición en el  ya lejano año 1960, tengo la obligación de nombrar a los colaboradores que me han antecedido como los señores José Fernández, Germán Díaz, Raúl Soto y la señora Natacha Vázquez, también a las hermanas Estrella y Paula Fernández Alemán, unas de las primeras distribuidoras de Carta de España en esta preciosa isla caribeña.

20171215_110532

Debo destacar los bellos y profesionales trabajos periodísticos realizados por los colaboradores a nivel mundial. (Argentina, Bélgica, Brasil, Francia, Italia, Irlanda, Reino Unido y Cuba). Tampoco obviar el desvelo del Ministerio de Empleo y Seguridad Social, el Consejo editorial compuesto por la Secretaría General de Inmigración y Emigración, la Dirección General de Migraciones y el Gabinete de Comunicación del mencionado Ministerio de Empleo y Seguridad Social, la actual directora Rosa Ma. Escalera Rodríguez y el equipo de trabajo, así como a su administrador Manuel Gilarde Bragado. Todos con un mismo propósito. Tratar en  lo posible de llegar a los residentes fuera de la Península, para que disfruten sus ediciones tanto on line como en sus hermosas revistas que llegan a sus respectivos domicilios.

En el caso de Cuba que ha sido la anfitriona de estas especiales exposiciones debemos reconocer el trabajo desplegado por la ex colaboradora Natacha Vázquez, con sus espectaculares trabajos periodísticos, entre ellos, ‘Cuarenta mil razones para que Galicia se abra a Cuba’, Unión Orensana de La Habana, más de un siglo de Historia, ‘Son galego, son cubano’ un puente musical entre Galicia y Cuba’, y  ‘Roi Casal. El país no termina donde acaban las fronteras dibujadas en un mapa’.

Así como mis modestas colaboraciones como: ‘Torneo de fútbol en Cuba. Embajador español recibe en su residencia a los primeros clasificados del Torneo de fútbol. ‘Cuba España saludan Río’, Luis Pérez Cid, ingeniero sin fronteras, ‘Las asociaciones españolas de Cuba visitan el buque escuela Juan Sebastián Elcano en el muelle de La Habana’, Cien años de vida asociativa de Hijos del distrito de Sarria, ‘Laborioso, emprendedor y familiar. La agridulce historia de un afilador gallego en La Habana, entre otros.

Sentimos orgullosos de tener publicaciones como Carta de España, que a pesar de los pesares mantiene contacto directo con los peninsulares que por disimiles razones están fuera de su país, dando gracias a las otras naciones que les acogieron y permitieron crear familias,   muchos de ellas nacionalizadas españolas como sus padres y madres.