Miércoles, 13 de Diciembre de 2017

EN EL RECUERDO

Emocionante homenaje a Carlos Slepoy Prada en la Federación

La comisión directiva de la Federación, junto a familiares y amigos de Carlos Slepoy, posan tras el homenaje realizado en el Teatro Bambalinas de Buenos Aires
La comisión directiva de la Federación, junto a familiares y amigos de Carlos Slepoy, posan tras el homenaje realizado en el Teatro Bambalinas de Buenos Aires

La emoción fue la nota dominante en el homenaje que la Federación de Asociaciones Gallegas de la República Argentina (FAGRA), junto a familiares y amigos, quisieron rendir este sábado en el Teatro Bambalinas de Buenos Aires al reconocido abogado argentino especialista en derechos humanos y justicia universal, Carlos Slepoy Prada, fallecido el pasado 17 de abril en Madrid.

El presidente de la Federación, Diego Martínez Duro, y la cantante e integrante de la comisión directiva de la casa, Lorena Lores, fueron los encargados de dar la bienvenida a un auditorio lleno de rostros conocidos de la vida social, política e intelectual de Argentina: como el dirigente político Eduardo Jozami o el diputado nacional a mandato cumplido, Jorge Rivas; entre otros.

.La escritora Elsa Osorio durante su intervención en el homenaje a Carlos Slepoy.

Durante su intervención, Martínez Duro dio cuenta de algunos momentos en los que coincidió con "Carli" (como era conocido entre sus seres queridos) en la FAGRA; una casa a la que Slepoy tenía especial afecto como descendiente de gallegos procedentes de Lugo. El presidente de la institución  remarcó las visitas del jurista como participante de las primeras reuniones para impulsar la querella argentina por los crímenes del franquismo, celebradas en la Federación, y ofreció la entidad como soporte a cualquier iniciativa "justa".

"Esta es la casa de todos, no esperen sólo un homenaje, vengan acá cuando quieran porque es acá donde se va a seguir luchando por los derechos humanos", dijo Martínez Duro.

Lorena Lores, por su parte, aseguró que para todos los integrantes de la Federación "es un orgullo poder hacer este homenaje" y también "una obligación moral" ante alguien a quien sienten "como parte de esta casa" y que representó como nadie los principios de la misma.  "Este homenaje es una forma de agradecimiento a quien tanto hizo y a quién dio su vida por la lucha, la libertad y la justicia", agregó.

Norma Slepoy, hermana de Carli, tomó la palabra en nombre de la familia, que desde la primera fila recibió como una caricia al alma cada una de las intervenciones de la noche.

"El mejor homenaje que podemos hacerle (a Slepoy) es recordar las batallas que emprendió. Batallas en las que sus armas fueron su inteligencia, sus convicciones y una ética inclaudicable, cualidades acompañadas por una enorme capacidad de transmisión y persuasión que no sólo se aplicaba en lo jurídico", apuntó Norma visiblemente emocionada después de la proyección de un vídeo resumen con algunos momentos clave de la vida del abogado.

Instante de la actuación de Lorena Lores y Gastón Rodríguez en el homenaje a Carlos Slepoy.

"Un interlocutor insustituible" que logró "dar nombre a crímenes que no lo tenían", porque para Norma -y muchos argentinos, chilenos, guatemaltecos y españoles - "Carli se caracterizó por hacer posible lo que parecía imposible". Un hombre que "reivindicó la lucha de las Madres y Abuelas de Plaza de Mayo (y otros organismos de derechos humanos) como antecedente de las luchas jurídicas".

"Él ha sido un campeón", concluyó ante los aplausos desmedidos de un público muy conmovido.

Entre más de una decena de oradores, destacó la interpretación que el actor Manuel Callau realizó del famoso alegato de Carlos Slepoy en la Audiencia Nacional, cuando España se declaró competente para juzgar los crímenes del cono sur, y sentó las bases de una incipiente justicia universal.

La ex-detenida desaparecida y ex-directora del Instituto Espacio para la Memoria, Ana Careaga; la escritora Elsa Osorio, y el periodista y abogado Pablo Llonto también expresaron su cariño a Slepoy sobre el escenario desde la profunda amistad que compartían.

Trabajador incansable, sonrisa única, amigo, compañero cómplice fueron algunas de las expresiones que se utilizaron para definir a este hombre imprescindible durante más de cuatro décadas en la defensa de las víctimas del terrorismo de Estado en Chile, Argentina, España y Guatemala.

Carli residía en España desde 1977, exiliado de la dictadura argentina que sufrió en carne propia como detenido. Desde la que fue su segunda casa, Madrid, llegaron numerosos mensajes que se proyectaron a lo largo de la noche: como el de  Sol Luque, de la asociación 'Todos los niños robados son también mis niños'; Jacinto Lara, abogado e integrante de la Asociación Pro Derechos Humanos de España, las sentidas palabras de una de las compañeras de Slepoy en la Unión General de Trabajadores (UGT), Leonor Viyuela, o la semblanza de Chato Galante, de 'La Comuna - Presxs del franquismo'.

La noche tuvo también un cálido recuerdo para la familia de Santiago Maldonado, que a la misma hora del homenaje velaba sus restos mortales en la localidad bonaerense de 25 de Mayo. Con ellos estaba la cofundadora de Madres de Plaza de Mayo Línea Fundadora, Nora Cortiñas, a quien finalmente su salud no permitió llegar al homenaje.

Con una cuidadosa selección de temas musicales muy vinculados a la República Española y la Guerra Civil, el Club Artístico Libertad y Lorena Lores, pusieron la banda sonora a la velada.

Cabe notar que otras personalidades de los derechos humanos como el premio Nobel de la Paz, Adolfo Pérez Esquivel, y  la presidenta de Abuelas de Plaza de Mayo, Estela de Carlotto, no pudieron estar presentes en el acto por compromisos fuera del país, pero igualmente quisieron participar en este homenaje con sendos mensajes de vídeo de los que se extrae el maravilloso legado que dejó Slepoy.

Fue, en definitiva, una noche mágica en la que quedó claro que a Carli se lo recuerda, y mucho, en todo el mundo a siete meses de su fallecimiento. Porque como señaló la titular de Abuelas de Plaza de Mayo  en su dedicatoria, "las personas sólo mueren cuando las olvidamos, y a Carli nunca la vamos a olvidar".