Sábado, 29 de Abril de 2017

EMOTIVA DESPEDIDA DE LA COLECTIVIDAD ESPAÑOLA EN CUBA

El embajador de España dice adiós después de cinco años en la República de Cuba

En la imagen, Montalvan acompañado por Ogando Zas, presidente del Centro Unión Orensana de La Habana  y el vicepresidente y colaborador de la Región Internacional, Felipe Cid.
En la imagen, Montalvan acompañado por Ogando Zas, presidente del Centro Unión Orensana de La Habana y el vicepresidente y colaborador de la Región Internacional, Felipe Cid.

Despedirse de un paisano, porque así hizo sentir este responsable de la diplomacia española durante cinco años en la mayor de las Antillas, Juan Francisco Montalbán Carrasco, causa dolor, al no poder verle por largo tiempo. 

Él como buen diplomático español hubo despedirse el día 28 de marzo en la Embajada Ibérica de La Habana de  presidentes y directivos de más de 90 asociaciones no gubernamentales hispanas en la isla, así como también del empresariado y prensa peninsulares. 

Un quinquenio de arduo y esforzado trabajo diplomático se dice rápido, pero lleva una constancia y compromiso a toda prueba para con todos los intereses de la Península en suelo cubano, incluyendo las instituciones no gubernamentales, algunas con más de cien años de fructífera y comprometida existencia.  

Antes de subir al podio, la Federación de Sociedades Españolas de Cuba entregó el reconocimiento "Miguel de Cervantes y Saavedra", el más alto galardón otorgado por esta Federación representativa de las sociedades Comarcales, Municipales y Regionales de las 17 regiones de nuestra España. La entrega estuvo a cargo del  titular Julio Santamarina López y su secretario general Sr. Alberto Cartaya Velazco. El Centro Unión Orensana de La Habana también entregó el Diploma de "Asociado de Honor" recibido de manos de su presidente  Roberto Ogando Zas y el vicepresidente Felipe Cid Domínguez, quien además es colaborador de Carta de España, La Región Internacional  y otros medios informativos españoles en la República de Cuba. 

20170328_182825

Por su parte Montalbán Carrasco en el mensaje de despedida deleitó al auditórium con un bello recuento histórico abarcadores de los siglos IX, XX y comienzo del XI.  "El peso de la historia a veces nos place y muy bueno recordar que una buena parte de los políticos españoles del siglo IX y XX no todos eran militares aunque lo hubieron liberales y conservadores que dirigieran de alguna manera el país en estos siglos,  casi todos habían pasado por Cuba y algunos habían nacido aquí teniendo responsabilidades políticas en los últimos años de la Colonia y en la Guerra colonial ", expresó. 

"El trauma de 1898 en las relaciones de los dos países y en concreto en España construimos toda una teoría de la reforma política, y lo que no podía volver a ocurrir al tener lazos de sangre por lo que debíamos haberlo negociado de mejor manera". El ex embajador continua con sabio conocimiento de la historia diciendo: 

" Es bueno recordar que los hombres de la independencia, la revolución cubana eran hijos de españoles el Apóstol y Héroe Nacional de Cuba,  José Martí, Camilo Cienfuegos, Fidel y Raúl Castro. Altamente conocido es que la emigración española, entre ellos, muchos de sus padres y abuelos la integraron y llegaron a la isla masivamente en los años 20 y 30 del pasado siglo fueron elementos especiales a la configuración demográfica y la raíz cultural cubana"

"Mi tarea principal fue intentar  y dar una interpretación histórica del punto de partida.>> <<Teníamos que conocer cuales habían sido los años de la Cuba independiente y la España de la restauración de iniciar las relaciones diplomáticas, ligadas por sentimientos y buenos entendidos o por los beneficios mutuos".

"Yo estaba convencido de que era necesario hacer una apreciación analítica de restablecer una sólida relación entre Cuba y España. Ese fue el encargo del gobierno español y a eso me dediqué, desde luego con el apoyo del magnífico equipo de la Embajada y el Consulado, a quienes agradeceré siempre"

Para terminar el ex embajador del Reino de España en Cuba dijo: 

"Hace cinco años intenté hacer un diseño del plan de trabajo resultando muy útiles las conversaciones sostenidas con el Sr. Eusebio Leal, historiador de la ciudad de La Habana, del que aprendí mucho de esa exposición sabía, erudita y fraternal de esta intrincada relación entre España y Cuba, que al final arrojó un final feliz. Gracias a todos ustedes regreso a mi país orgulloso del deber cumplido"