Martes, 23 de Octubre de 2018

INTERVENCIÓN EN VENEZUELA

Escotet asegura que lucharán "hasta el final" contra una medida que creen política

Juan Carlos Escotet, presidente de Banesco.
Juan Carlos Escotet, presidente de Banesco.

El presidente de Banesco Internacional, Juan Carlos Escotet, aseguró que luchará "hasta el final" por su banco en Venezuela, horas después de que el Gobierno de Nicolás Maduro anunciara su intervención por 90 días y la detención de 11 de sus ejecutivos, una medida que calificó de "política".

Escotet, que ha decidido ser el portavoz principal de la postura de Banesco en esta coyuntura, se ha servido de su cuenta de Twitter para difundir vídeos, cartas y mensajes cortos con lo que cree sucede a la sombra de esta intervención de su banco.

Por esta vía, el banquero ha asegurado que "no hay razones financieras que justifiquen la intervención administrativa ni por un día, mucho menos por 90 días" a Banesco Banco Universal, como se denomina a la institución financiera en Venezuela, "la más grande del país" con más de ocho millones de cuentas.

En una larga carta, el presidente de la entidad internacional dice que el conflicto en curso "no es ni originado ni promovido por Banesco, ni por institución alguna del sistema financiero" y que se trata de un problema de "escasez de papel moneda, asociado a un mercado que intenta proteger sus bienes adquiriendo dólares".

Explicó que las proyecciones "de carácter técnico" indican que el sistema financiero venezolano "está cada vez más próximo al colapso de los medios de pagos" y que bajo el escenario de hiperinflación que vive el país "las computadoras no tienen campos para incluir todavía más ceros", un problema que podría solucionarse en ocho meses.

"Este problema no se resuelve interviniendo al mayor banco del país y al principal operador de los medios de pago, pues este banco es el que más puede ayudar a resolver la delicada situación estructural que atravesamos. Luego de todo esto puede caber la pregunta: ¿No será esto lo que se quiere encubrir con estas decisiones?", se pregunta Escotet.

Aseguró, "del modo más categórico" que no hará "nunca una acción que vaya en contra del valor que ha construido Banesco en Venezuela" o algo que afecte a sus compañeros de trabajo, a los clientes o al país.

"Soy, en lo más hondo de mi corazón, un venezolano, al que le duele su país", señaló en la carta, mientras que en un escrito en Twitter sentenció: "No se trata de una cuestión económica, es cuestión de amor por el país y arraigo y agradecimiento a esta tierra. Estén seguros de que daré la batalla hasta el final".

Pidió a los clientes de Banesco que se mantengan en la institución pues apuntó que bajo su propiedad o no, "siempre será el mejor garante de los depósitos de los clientes".

La mañana de este jueves el fiscal general de Venezuela anunció el arresto de 11 ejecutivos de Banesco y horas después se supo que la intervención de la entidad por 90 días en el marco de la operación "Manos de Papel" que el Gobierno de Maduro ha activado para atrapar a supuestas mafias que hacen un boicot a la economía.

Hoy Maduro, responsabilizó a Banesco de "justificar" los "falsos y criminales" precios del dólar especulativo en el país y que multiplica por diez el valor oficial de 69.000 bolívares, motivo que dijo le llevó a ordenar su intervención.

"Con la operación Manos de Papel tuvimos que intervenir Banesco (...) y nombrar una junta directiva por 90 días para investigar y sanear Banesco que era el banco que se estaba llevando el dinero de Venezuela y estaba justificando los falsos y criminales precios del dólar", sostuvo Maduro en un acto de campaña.

Aseguró que esa supuesta justificación de Banesco al precio del dólar paralelo sirve "para subirle los precios de los productos" a los venezolanos.

Este viernes también se informó que la instalación de la nueva junta interventora que administrará Banesco los próximos tres meses se hizo en un ambiente de "cordialidad, cooperación y colaboración por los miembros de la junta directiva" de la principal entidad bancaria privada.

"Esto es una medida de intervención donde la entidad financiera va a mantener todas sus operaciones sin ningún problema", dijo el presidente de la Superintendencia de Bancos (Sudeban), Antonio Morales. EFE