Viernes, 24 de Noviembre de 2017

SORPRENDENTE DESENLACE

Detienen al marido de Pilar Garrido acusado del estrangulamiento de su mujer

Las autoridades mexicanas anunciaron hoy la detención del esposo de la española Pilar Garrido, Jorge Fernández, como probable responsable del asesinato de la mujer, quien murió estrangulada.

En una rueda de prensa, el fiscal del norteño estado de Tamaulipas, Irving Barrios, indicó que hay "indicios suficientes" para considerar a Fernández como probable responsable del delito de homicidio y por ello un juez ordenó su detención.

Dicha orden fue cumplida este martes, dijo Barrios, quien detalló que Garrido "falleció a consecuencia de asfixia mecánica en su modalidad de estrangulamiento", y "presentaba lesiones tanto en nariz, cráneo y cuello".

Fernández denunció el 3 de julio pasado ante las autoridades que Garrido había sido secuestrada un día antes por dos sujetos armados cuando regresaban en coche con su hijo a Ciudad Victoria, tras disfrutar de unas vacaciones en el balneario de La Pesca.

En la investigación se acreditaron los tiempos recorridos por la familia desde su salida de La Pesca hasta que el vehículo llegó a la capital de Tamaulipas, y en este proceso, de acuerdo con el fiscal, se encontraron "diversas contradicciones" en lo declarado por el marido.

Estas contradicciones llevaron a las autoridades a "redireccionar la búsqueda", lo que permitió que el 26 de julio fuera hallada la osamenta de Garrido en un paraje del municipio de Villa de Casas.

Barrios señaló que los restos óseos continúan en la fiscalía, aunque ya se ha notificado a la madre de la víctima que "pueden trasladarlos cuando ellos (la familia) consideren necesario".

Aunque los estudios en materia genética forense realizados a la osamenta llevaron a la fiscalía de Tamaulipas a corroborar la identidad de Garrido, la familia pidió que se hiciera una segunda prueba de identificación en España, una vez que los restos fueran repatriados. 

Una amiga mexicana de Pilar Garrido, denunció  que él menospreció y maltrató verbalmente a su cónyuge varias veces en público, si bien la valenciana jamás comentó nada al respecto.

La trataba "de una forma ruda, grosera, incluso agresiva", explicó  Carmen , quien prefiere guardar el anonimato por temor a represalias por parte de la familia de Fernández.

El caso de Pilar Garrido, desaparecida el 2 de julio pasado en el nororiental estado mexicano de Tamaulipas y hallada muerta semanas después en un descampado, dio hoy un vuelco de 180 grados.

Las autoridades señalaron a su esposo como probable responsable del asesinato, y detallaron que la valenciana de 34 años falleció por estrangulamiento.

Carmen, residente como la española en Ciudad Victoria, conocía a Pilar desde que ésta pisó tierras mexicanas y retomó el contacto con ella cuando la pareja regresó al país latinoamericano después de vivir unos años en España.

Fue a raíz de varios encuentros que corroboró que el esposo tenía a menudo exabruptos con Garrido. "No se medía en la forma que le hablaba; era muy grosero", dijo.

De acuerdo con su testimonio, era un menosprecio continuo y notorio, aunque sutil. "No le pegaba, no le decía palabras como 'pendeja' o 'idiota'", pero la contradecía y la "regañaba" habitualmente, la desautorizaba,