Lunes, 26 de Febrero de 2018

INVESTIGACIÓN 1-O

La Guardia Civil interroga a tres empleados de Exteriores y del CTTI por el 1-O

La Guardia Civil interrrogaba en las últimas horas como testigos a tres empleados del Departamento de Exteriores de la Generalitat y del Centro de Telecomunicaciones y Tecnologías de la Información (CTTI), en el marco de la investigación por los preparativos del 1-O que dirige un juez de Barcelona.

Según han informado a Efe fuentes cercanas a la investigación, los tres testigos han estado prestando declaración esta mañana en el cuartel de la Guardia Civil de la Travessera de Gràcia de Barcelona, donde está previsto que en los próximos días sean interrogados otros dos trabajadores de la Generalitat.

A los testigos se les ha preguntado por el papel que tuvieron las consellerías en que trabajan en la organización del referéndum del 1 de octubre, suspendido por el Tribunal Constitucional.

Además, les han pedido aclaraciones en relación con varias conversaciones telefónicas intervenidas a los cargos de la Generalitat investigados por la organización del referéndum, en el marco de la causa que dirige el titular del juzgado de instrucción número 13 de Barcelona.

Esta nueva ronda de interrogatorios se está practicando en vísperas de que comparezcan a declarar ante el juez instructor los primeros testigos e imputados relacionados con la causa por los preparativos del referéndum, lo que ha provocado que algunas defensas hayan planteado indefensión ante el magistrado porque consideran que la Guardia Civil debe cesar ya en sus diligencias, para que sean practicadas en el juzgado.

En una providencia, el juez replicó a las defensas que la Guardia Civil solo precisa autorización judicial expresa para practicar aquellas diligencias que, de acuerdo con la ley, puedan implicar una conculcación de derechos fundamentales.

En un tono que algunas partes personadas interpretan como irónico, el juez añade en su escrito que eso también sucede "en las innumerables y magníficas investigaciones de causas realmente complejas y voluminosas realizadas por los Mossos d'Esquadra".

En el caso de la policía catalana, recuerda el magistrado en su providencia, que "tampoco se interesa nunca autorización judicial para recibir declaraciones a testigos y/o investigados que puedan luego y a criterio de los investigadores ser, o no, puestos a disposición judicial". EFE