Lunes, 20 de Agosto de 2018

COOPERACIÓN INTERNACIONAL

Castilla y León destina más de 7,5 millones de euros en 2 años a acciones de cooperación internacional

La Junta de Castilla y León, a través de la Consejería de la Presidencia, ha destinado más de 7,5 millones de euros en 2 años a impulsar el desarrollo de países empobrecidos, así como para luchar contra la pobreza y las desigualdades, dentro del III Plan Director de Cooperación para el Desarrollo 2017-20. 

Así, en 2017 apoyó un total de 40 actuaciones en 14 países, de las que un 62% se dirigió a servicios colectivos de carácter básico, como educación, salud y agua y saneamiento; mientras que el 33% restante, a garantizar el derecho humano a la alimentación.

Destinos

Del total de las intervenciones aprobadas el año pasado, más del 40% se centró en países del África Subsahariana, de las que se beneficiaron más de 85.000 personas. Por otro lado, casi el 29% se llevó a cabo en América del Sur, el 27% en América Central y el Caribe, y el resto en Asia. 

El grueso de los proyectos estaban orientados a mujeres, niños, jóvenes, pueblos indígenas, población refugiada y desplazada, pequeños productores de alimentos y enfermos y dependientes.

Educación

En el capítulo educativo, se rehabilitaron y construyeron infraestructuras como la escuela de Sanmatenga (Burkina Faso), se crearon aulas infantiles en Nicaragua, se mejoró el Kindergarten Paweo en Etiopía y se amplió la capacidad de la escuela de San Carlos Lwanga en Moatlize (Mozambique).

También respaldó la mejora del abastecimiento de agua y saneamiento en el ámbito escolar en enclaves como Sédhiou (Senegal) con la instalación de letrinas y la promoción de programas higiénicos sanitarios.

A esto se suma la formación del profesorado y de los equipos directivos para aumentar la calidad educativa en 40 colegios del Departamento de San Marcos de Guatemala o las actuaciones para ofrecer servicios complementarios para el acceso a la educación, como la dotación de vehículos de transporte escolar en asentamientos alejados en Granada (Nicaragua).

Sanidad

En cuanto a la salud, la colaboración se concentró especialmente en la accesibilidad a los servicios sanitarios, como la construcción y recuperación de complejos para la atención segura y adecuada en Tayacaja (Perú) orientadas a la salud materno infantil. 

Asimismo, se llevaron a cabo intervenciones relacionadas con las prácticas higiénicas saludables en asentamientos como el de Iquitos (Perú), en el que se que se formaron agentes comunitarios en salud. 

En esta línea, se amplió la cobertura en atención primaria con talleres y capacitación de personal y se apoyó a brigadas médicas móviles en Rosita (Nicaragua); al tiempo que se reforzó el equipamiento especializado sanitario en la unidad de cuidados intensivos neonatales del hospital de Kalyandurg (la India) y se dotó de un banco de sangre e incubadoras al hospital Julia Blasco para neonatos prematuros y niños con anemia falciforme y palúdica en las comunidades campesinas de Ciyamba (República Democrática del Congo).

Respecto al acceso al agua y el saneamiento, se desarrollaron 3 líneas principales de trabajo: el fortalecimiento institucional de los sistemas públicos de abastecimiento de agua, como el que se implementó en Villa Tunari (Bolivia); la mejora del acceso al agua potable como en Cochabamba (Bolivia) a través de puntos domiciliarios o en poblaciones rurales de Nicaragua con potabilizadoras; y los programas integrales de gestión de agua.

Huertas familiares

Para garantizar el derecho humano a la alimentación, la Junta ha impulsado huertas familiares gestionadas por mujeres y otras ecoeducativas, como la que se han desarrollado en El Alto y Achocalla (Bolivia) o el proyecto junto a 250 féminas en 10 comunidades indígenas del Altiplano Central (Guatemala). 

Además, se impartió  formación en procesos productivos agroecológicos, como el de Cabañas (El Salvador) y se financiaron intervenciones que incluyeron bancos de semillas y fondos con materias primas.

Con el fin de asegurar el derecho a medios de vida adecuados, se impulsó un centro piloto de desarrollo agrícola para mujeres campesinas en el sur de Kolda (Senegal), que incluyó la creación de grupos de ahorro comunitario y talleres de capacitación; y se proporcionó un hogar transitorio adecuado para recibir tratamiento psicológico y formación profesional a niñas y adolescentes víctimas de trata de blancas en La Paz (Bolivia).

Objetivos 2018

De cara a 2018, las ayudas tendrán como zonas geográficas prioritarias Senegal, Tanzania, Mozambique y Burkina Faso, en África; Guatemala y Nicaragua, en Centroamérica; Bolivia y Perú, en Latinoamérica; y la India, en Asia y se dirigirán a la población con un mayor grado de vulnerabilidad. 

Las acciones se estructuran en 2 líneas: los proyectos de desarrollo, en los que se financia un máximo del 80% de la iniciativa hasta un total de 260.000 euros con un plazo de ejecución de hasta 24 meses; y las microacciones en el exterior, para las que se ofrece un máximo del 90% de lo solicitado hasta un máximo de 45.000 euros con desarrollo a lo largo de 1 año.

Además, la Consejería de la Presidencia pondrá en marcha en 2018 una nueva línea de subvenciones dotada con 100.000 euros para apoyar proyectos de educación para el desarrollo y la ciudadanía global dirigida a las ONG que trabajan en este campo en Castilla y León. 

Así, a través de distintas acciones, se informará y sensibilizará sobre la pobreza en el mundo y se promoverá una conciencia crítica.

Más información en el número de marzo de Castilla y León Económica