Jueves, 21 de Marzo de 2019

Cantabria pone en marcha una iniciativa para incentivar el regreso del talento joven emigrado

 

El Gobierno de Cantabria está trabajando en un plan de retorno con el fin de retener el talento joven y facilitar el regreso de los jóvenes que tuvieron que salir al extranjero en los peores años de la crisis económica, agravada por los recortes sociales y laborales, al objeto de que puedan desarrollar un proyecto de vida propio y su carrera profesional en Cantabria.

El Ejecutivo cántabro, por medio de la Dirección General de Juventud y Cooperación al Desarrollo, ha puesto en marcha diversas iniciativas para la vuelta de este talento emigrado a través de un plan que contará con la participación de todos los agentes sociales y económicos de la región y, por supuesto, de los emigrantes cántabros que quieren volver, así como la experiencia de los retornados.

Cantabria se convierte, así, en una de las primeras comunidades autónomas que se suma a esta iniciativa y apuesta por facilitar el retorno de un capital humano que generará importantes beneficios económicos y sociales.

Por ello, el Gobierno de Cantabria, consciente de la importancia que tiene la vuelta de este colectivo, está dando los primeros pasos en el diseño del Plan de Retorno del Talento Joven, para cuya elaboración hay consignada este año una partida de 60.000 euros.

“Cantabria necesita el talento de quienes emigraron para modernizar su economía, innovar y ser una región competitiva en un mundo cada vez más conectado. La región dispone de una riqueza natural y un patrimonio histórico y cultural envidiables y está muy bien posicionada en algunos sectores estratégicos, con empresas referentes a nivel nacional, pero debe avanzar en el cambio de modelo productivo para crear empleo de más calidad y generar nuevos proyectos ligados a la investigación, la economía verde y el emprendimiento social”, ha señalado el consejero de Juventud, Francisco Fernández Mañanes.

En su opinión, “la vuelta de profesionales con experiencia internacional, en la que han aprendido a nivel personal y profesional, contribuirá a ese objetivo y será muy beneficiosa para Cantabria”.

 

Coordinación institucional

Tendrá especial importancia la coordinación institucional y la implicación transversal de los diferentes departamentos de la administración regional que puedan desarrollar políticas para incentivar este retorno. Asimismo, se considera fundamental la implicación y el compromiso del empresariado cántabro, que encontrará interesantes oportunidades de contratación si responde a las demandas y necesidades de los profesionales emigrantes que quieren volver, ofreciendo la posibilidad de acceder a un proyecto laboral acorde con la titulación y expectativas de conciliación de la vida familiar y laboral de los demandantes.

Para ello, se ha diseñado un cuestionario dirigido a estos jóvenes emigrantes que tiene el objetivo de identificar necesidades y barreras al retorno, conocer su relación con la administración regional y los sectores profesionales a los que pertenecen, así como analizar qué recursos debe destinar la región para facilitar su retorno a Cantabria en las mejores condiciones. Con la encuesta se obtendrá una radiografía bastante completa que servirá para orientar el trabajo del Gobierno regional a la hora de favorecer la vuelta. Esta encuesta se ha difundido entre los cántabros en el extranjero a través de Internet, el Consejo General de la Ciudadanía Española en el Exterior (CGEE), redes sociales y plataformas de jóvenes emigrantes. Se busca así una nueva política pública que cree una vinculación entre las personas y su tierra.

Además, se ha elaborado una ficha para que los diferentes departamentos del Gobierno regional identifiquen recursos que puedan ponerse a disposición de los emigrantes que quieren volver y de los ya retornados, algo que será de mucha utilidad para luego poder elaborar un mapa de recursos

Datos sobre jóvenes emigrados

Según los últimos datos obtenidos a inicios de 2018, el número de cántabros en el exterior ha ido en aumento en los últimos 10 años y en la actualidad la cifra asciende a 38.443. Cantabria contabiliza el mayor número de inscritos en México (12.749), país al que siguen Argentina (4.575), Cuba (2.900), Francia (2.795), EE.UU (2.187), Alemania (1.619) y Reino Unido (1.265).  

Los datos sobre jóvenes emigrante son difíciles de conocer con exactitud por la gran movilidad de este sector poblacional y la nula incentivación para registrarse en embajadas.

Los emigrantes han conocido otras culturas, dominan idiomas y se ha adoptado a otras metodologías de trabajo más modernas e inclusivas y tienen una visión más abierta del mundo, lo que les convierte en agentes del cambio.

Por este motivo- según Mañanes- apostar por ese retorno también es una manera de luchar contra la despoblación que sufre desde hace décadas el territorio cántabro y ha asegurado que este colectivo requiere una “atención prioritaria” por parte del Gobierno.

El titular de Juventud ha subrayado que esta fuga de talento por motivos económicos supone un “fracaso como país” y, para evitarlo, es fundamental contar con un “mercado de trabajo atractivo”, consiguiendo que estos jóvenes contribuyan al “cambio económico, social y productivo apostando por la economía verde, la investigación y el emprendimiento social”.