Sábado, 21 de Octubre de 2017

OPINIÓN

Baleares por el mundo denuncia la "indiferncia" del Govern en materia de emigración

Miembros de la asociación Baleares por el Mundo en un encuentro coincidiendo con la celebración del Primero de Mayo.
Miembros de la asociación Baleares por el Mundo en un encuentro coincidiendo con la celebración del Primero de Mayo.

No es la primera vez que la asociación Baleares por el Mundo critica sutilmente la actitud del Gobierno de las Islas Baleares y su falta de implicación en políticas de emigración. En un nuevo escrito inciden en la falta de atención a los colectivos de españoles en el exterior, a través de una nota de prensa que  reproducimos en su integridad.

Las Casas y los Centros Baleares en el exterior, sus directivos, asociados y la colectividad toda hace varios años que conocen la insuficiencia e indiferencia del Govern respecto a las políticas de cooperación para el desarrollo y emigración. Es un ejemplo del incumplimiento de los poderes públicos, vaya contradicción, que debieran estar velando por los derechos de los ciudadanos.

Para orientar cualquier política de Estado, no es un secreto que ajustándose a Leyes y Decretos en vigencia de cumplimiento obligatorio, se descubra, porque otro concepto no queda, que gran parte está perfectamente normada.

Aún, suponiendo que  por cualquier hecho fortuito o intencional, se haya modificado un organismo o algún objetivo en particular, nadie ha comunicado que se han suprimido los fines y orientaciones del Estatuto de Autonomía y un sin número de contenidos referidos a los baleares y sus organizaciones.

Las medidas de fomento y apoyo, como existen en otras comunidades (Galicia, Andalucía, Castilla y León, Valencia, etc.) están ejecutándose con la normalidad que exigen los tiempos y con total competencia. No parece ser así con Baleares.

Vale preguntarse ¿Cuáles son los programas existentes con respecto a los residentes en el exterior y sus instituciones? Y veremos, en casos acotados, que se ha retrocedido no solo con la desaparición de la mayoría sino también en la calidad de los mismos. El abandono como política de Estado parece haber sido la constante.

Consustanciados con la idea que no invade la nostalgia sino la justicia, podemos recordar que otras Administraciones  y de distinto signo político — llevaron a cabo importantes acciones de solidaridad para modificar situaciones de extrema pobreza o catástrofes en países con desigual desarrollo, apoyaron y mejoraron la difícil vida de compatriotas lejos de las islas, se aplicaron programas de calidad de vida y acompañamiento de inmigrantes ancianos y carentes de recursos, a personas dependientes y discapacitadas o con dificultades de integración social. Aportaron activamente al logro y mantenimiento de edificios societarios, tomaron medidas para consolidar y promover el movimiento asociativo, favorecieron la creación de nuevas organizaciones, facilitaron el regreso a las islas de residentes en el exterior, fortalecieron el mantenimiento de la cultura, el idioma y todo lo que hace a la idiosincrasia isleña, concretaron una labor importante alrededor de lo que fue el movimiento juvenil y así podríamos seguir. En tiempos pasados se participaba y se oían las opiniones de las Casas y Centros, a veces con errores y otras con equivocaciones, allí se estaba aportando siempre desde la visión positiva y superadora pero cumpliendo los objetivos de la ley 9/2005, 3/21992, la Ley 40/2006 y los Decretos y otras normas que los reglamentan.

¿Qué nuevos programas, qué nueva contribución a la educación, a los jóvenes, a las mujeres, a los mayores, dependientes, discapacitados, casas o centros, retorno, cultura, etc. se han registrado como innovadoras en estos últimos años?

¿Cuál es la ponderación del Govern y el órgano competente sobre su papel en el cumplimiento que las leyes obligan al Estado?

Seguramente,  el pensamiento plural en lo que respecta a las tendencias políticas que se sostienen como valor de tolerancia en Baleares en el Exterior permite interrogarnos e interrogar a los responsables, cualquiera sea su ideología o cargo. Nuestro ánimo es aportar a engrandecer a Baleares y hacer conocer su cultura, actividades y  su pueblo en el lugar donde por una u otra circunstancia nos ha tocado vivir. Ejercitamos, desde esta página nuestro derecho como ciudadanos baleares  a oír una respuesta de nuestro Govern. Sabemos de los méritos de las asociaciones y apoyamos su labor y crecimiento. Creemos que deben ser atendidas y fortalecidas por la tarea que han cumplido y cumplen.

No nos equivocamos, la inacción y el silencio, la ausencia de actos positivos,  la desplanificación, la baja de proyectos  y carencias de programas así como el silencio, también son una contestación.