Viernes, 23 de Febrero de 2018

50 AÑOS DE INVESTIGACIÓN

Margarita Salas, la "Marie Curie española", se reencuentra con su legado

Tras diez años descansando en la Caja de las Letras del Instituto Cervantes, el legado de la científica Margarita Salas, "la Marie Curie española", ha vuelto a sus manos para volver a "tocar" 50 años de carrera que comenzaron con dificultad por su condición de mujer.

Y precisamente lo que hoy ha salido de la caja 1568 ha sido el primero de los cuadernos con las investigaciones genéticas que realizó en Nueva York en 1964 por encargo del premio Nobel de Medicina Severo Ochoa, a quien Salas ha recordado como un compañero que la trató como persona, independientemente de su condición de mujer.

"El principio de mi carrera comenzó con dificultad, había bastante discriminación por el hecho de ser mujer porque cuando yo empecé la tesis doctoral (1961) se pensaba que las mujeres no valíamos para hacer investigación, o sea que al principio sufrí bastante por este motivo", ha contado la científica (Canero, Asturias, 1938).

Pero más tarde, según ha recordado, cuando estuvo en la Universidad de Nueva York con Severo Ochoa, éste la trató como persona y no sintió ninguna discriminación.

Según ha contado la científica tras serle devuelto el legado, ahora quiere "verlo, tocarlo y tenerlo para disfrutarlo también. Es mi legado de hace 50 años".

Acompañada por el director del Instituto Cervantes, Juan Manuel Bonet; el presidente de la Real Academia de Ciencias Exactas, Físicas y Naturales, José Elguero Bertolini, y la presidenta del Consejo Superior de Investigaciones Científicas (CSIC), Rosa María Menéndez, Salas ha escuchado cómo la han calificado como la "Marie Curie" española.

Algo que ella ha considerado una exageración: "Yo soy una investigadora que, evidentemente, fui la primera en muchas cosas, pero eso es todo. Y soy muy trabajadora, me apasiona la ciencia y por eso sigo adelante".

Salas fue la primera mujer que dejó -el 27 de febrero de 2008- un legado en la Caja de las Letras, que, inaugurada un año antes, solo contaba entonces con legados de cuatro invitados: Francisco Ayala, Antonio Gamoneda, Antoni Tàpies y Carlos Edmundo de Ory.

En este sentido, Bonet ha dicho que para el Instituto Cervantes ha sido un orgullo haber recibido su legado, y ha avanzado también que la próxima cita del Cervantes con la ciencia será una exposición en primavera dedicada a la Academia de Ciencias Exactas, Físicas y Naturales.

Por su parte, Menéndez ha destacado que Salas es un "ejemplo de rigor, honestidad y compromiso con la carrera científica".

Una trayectoria que, según ha recordado la propia científica, le permitió descubrir dos proteínas. EFE

pmv/fg