Miércoles, 28 de Septiembre de 2016

RECIBIMIENTO OLÍMPICO

Carolina Marín se "emociona" con la salve rociera de los Emigrantes

Caluroso recibimiento a Carolina Maín en Huelva
Caluroso recibimiento a Carolina Maín en Huelva

La bicampeona del mundo de la especialidad se ha dirigido al público desde el balcón del Ayuntamiento de Huelva donde ha agradecido a los onubenses "todo lo que han empujado" algo que ha "podido sentir en la pista" durante la competición y que le ha "ayudado".

Carolina Marín también ha tenido un recuerdo para sus padres, Gonzalo y Toñi, por dejarla salir con 14 años "a 600 kilómetros de distancia" algo que ha sido "decisivo" para el objetivo de lograr una medalla olímpica, algo con lo que "siempre había soñado". "Para mi es un orgullo mostraros esta maravillosa medalla a todos vosotros porque se que desde casa me habéis estado empujando y eso lo noto cuando estoy dentro de la pista", ha añadido la campeona, quién ha concluido su discurso con la frase: "Hoy podemos decir que Huelva es de oro". Después del multitudinario recibimiento Carolina Marín ha atendido a los medios de comunicación donde ha asegurado que no se esperaba "un recibimiento con tantísima gente" por lo que ha aseverado que se siente "super orgullosa de que tanta gente haya sacado tiempo para estar conmigo". La campeona también ha señalado que hace algún tiempo le parecía "imposible" que más de dos millones de personas pudieran ver un partido de bádminton por televisión a lo que ha añadido que no tiene "palabras" para agradecer ese apoyo.

Carolina Marín también ha señalado que desde que se marchó a Madrid se fue con la ilusión de ser "la mejor de todas y la número uno" algo que ha conseguido "a base de mucho trabajo y mucho sacrificio", pese a todo, la campeona olímpica ha asegurado que tanto esfuerzo "ha merecido la pena".

La campeona olímpica ha añadido que aunque es imprevisible conocer lo que puede durar su carrera deportiva, espera "completar al menos dos ciclos olímpicos más" y ha aprovechado para pedir más apoyo de las administraciones y los patrocinadores. La volantista onubense ha indicado que actualmente puede vivir del deporte porque "no tengo muchos gastos", pero que desde luego "no es comparable con lo que ganan las jugadoras asiáticas". Para Carolina Marín, el deporte del bádminton "sólo tiene reconocimiento durante los juegos olímpicos y hay que apoyarlo todo el año".

La campeona olímpica ha asegurado que de momento llevará la medalla olímpica consigo en una caja donde guarda sus principales reconocimientos, aunque ha asegurado que para el futuro le guardará "el mejor lugar" de su casa. Carolina Marín no sabe aún cuando volverá a Huelva, pero cuando lo haga el Palacio de los Deportes de Huelva será nombrado con su nombre en una iniciativa que han puesto en marcha desde la capital onubense. La campeona olímpica espera que sea "pronto" porque "echo de menos mi casa y la comida de Huelva", ha indicado.